Las Palmas

El extraño caso de Raúl Fernández

Tras lesionarse en abril del año pasado, se estimaron tres meses de baja. Mañana se cumplen 10 y nada se sabe de su reaparición pese a que ya entrena.

El extraño caso de Raúl Fernández
Carlos Díaz-Recio

Con el paso del tiempo, el fichaje de Raúl Fernández se convirtió en una de las pocas buenas noticias de la caótica temporada que vivió Las Palmas durante el curso 2018/19. Este espigado futbolista (195 cm.) se mostraba como un portero solvente, de plenas garantías, por supuesto indiscutible en su demarcación, lo mismo da que fuera con Manolo Jiménez que con Paco Herrera o Pepe Mel, inmune como parecía a cualquier cambio ante la falta de garantías que, a ojos de los sucesivos cuerpos técnicos, ofrecía Nauzet Pérez.

Sin embargo, todo cambió aquella tarde del 14 de abril de 2019 cuando el Cádiz visitaba el Estadio de Gran Canaria. El partido parecía ahogarse en el anodino 0-0 cuando, en el minuto 81, Jovanovic se pasó de frenada en la lucha por un balón que tenía más que perdido en una jugada en la que acabó estampándose, con su pierna estirada, sobre el cuerpo de Raúl, abatido al instante. Tuvo que retirarse en camilla y, cuando acabó el partido, la formación andaluza ganaba 0-3 con un hat trick de Machis.

La fechoría de Jovanovic tuvo notables consecuencias sobre el propio Raúl, que unos días después tuvo que ser operado de una fractura de la rótula izquierda y del quinto metacarpiano de la mano derecha. De ambas dolencias fue operado en el Hospital Perpetuo Socorro, responsable de los servicios médicos de la UD. El periodo de baja estimado por los propios galenos amarillos fue de tres meses.

Desde entonces, poco o nada se sabe de Raúl más allá de su ímpetu diario en la Ciudad Deportiva. Se le esperaba para el inicio de esta temporada, pero tampoco estaba listo. De hecho, Mel estuvo al quite para rápidamente llamar a filas al ahora titular Álvaro Valles, mientras que Josep ya estaba metido de lleno en la dinámica del primer equipo tras la lesión del portero titular. Este curso tampoco se ha solucionado nada ni con el traspaso de Josep al Leipzig, pues Las Palmas solo accedió si el valenciano se quedaba cedido hasta final de temporada. De hecho, Raúl siempre fue visto como el indiscutible titular.

“Su recuperación es para todos es una alegría y es un ejemplo de profesionalidad. Da gusto verle trabajar, pero la chispa competitiva no la ha cogido. Le esperamos pronto”, dijo esta semana el enrtenador en Canarias Radio Ese “pronto” se está haciendo eterno. Los tres meses iniciales quedan demasiado lejos. Mañana se cumplen 10 meses, siete de retraso, desde aquella fatídica tarde. El contador no parece caducar.