LEVANTE

Moses Simon, la pieza que falta al puzle del Fair Play del Levante

El extremo nigeriano está a un gol de que la opción de compra de cinco millones que contempla su contrato de cesión al Nantes sea obligatoria.

Moses Simon, la pieza que falta al puzle del Fair Play del Levante
David Vincent AP

El Levante está muy cerca de solventar definitivamente las limitaciones del Fair Play Financiero. Las ventas de Erick Cabaco y Oier Olazábal en el mercado de invierno despejaron el panorama de cara al verano y aligeraron la obligación de vender por un valor cercano a los 12 millones de euros. Con estas dos salidas, el conjunto de Orriols está a una cantidad entre cuatro y cinco millones para solucionar su economía. En ese escenario aparece un nombre marcado en rojo: Moses Simon.

El extremo nigeriano salió el pasado verano cedido al Nantes con una opción de compra de cinco millones de euros que sería obligatoria si se daban una serie de hitos. En ese sentido, el internacional debía disputar un mínimo de 25 partidos y anotar 10 goles en todas las competiciones para ejecutar de forma obligatoria su fichaje. De no darse, podían ejecutar la opción también de forma voluntaria.

Por el momento, el atacante ha participado en 26 encuentros y ha anotado nueve goles (cinco en liga, tres en la Copa de la liga y uno en la Copa de Francia), que los adorna, además, con ocho asistencias. El último tanto, el pasado fin de semana frente al Dijon, en la tercera jornada consecutiva que ve puerta en la Ligue 1. El acuerdo está cerca de hacerse efectivo y de materializaría antes del 30 de junio, cuando se cierra el ejercicio económico de la temporada. Está a un solo gol de conseguirlo y en plena racha.

Él mismo se ha dejado querer por su actual club. "Por supuesto que quiero quedarme. Me siento muy bien en el Nantes, pero no solo depende de mí", aseguró tras la derrota frente al PSG la semana pasada, frente a los que también dejó su sello goleador.

Con su venta, el Levante daría portazo a las limitaciones del Fair Play Financerio, evitaría ser multado de cara al próximo curso y se desvanece así la obligación de vender efectivos importantes antes del cierre de la campaña.

Además, la entidad granota tiene otras operaciones que "están vivas" como el porcentaje por la permanencia de Osasuna en la venta de Rubén García (500.000€, 250.000 por cada campaña de las dos próximas en Primera), las opciones de futura venta de Deyverson (30%) y Camarasa (20%) y los activos que están cedidos en otros clubes como Armando Sadiku, Cheick Doukouré, Antonio Luna, Ivi López, Fran Manzanara o Pepelu, que está cuajando una gran temporada en las filas del Tondela portugués. Más especial es el caso de Raphael Dwamena, recientemente intervenido de su problema cardíaco con la esperanza de regresar a la práctica del fútbol. Habrá que ver qué sucede definitivamente con él.