LEVANTE

El Levante encauza el Fair Play con las ventas de Cabaco y Oier

Los traspasos de Erick Cabaco y Oier Olazábal, más el porcentaje que se percibirá por la compra de Chema, dejan a los de Orriols cerca de solventar el FPF.

Erick Cabaco frente a Osasuna en El Sadar.
LEVANTE UD

Cuatro traspasos sobre la bocina del mercado de invierno han abierto un nuevo panorama ecónomico en el Levante. Las ventas de Erick Cabaco (8) y Oier Olazábal (1,5), sumando al 20% del traspaso de Chema Rodríguez al Getafe (380.000 euros de los 1,9), dejan al conjunto de Orriols cerca de los 10 millones en ingresos en la ventana de enero. La entidad granota debía ingresar una cantidad cercana a los 12 'kilos' antes del cierre del ejercicio económico para solventar las limitaciones del Fair Play Financiero y no ser multado de cara al siguiente curso. De esta manera, la venta de Cabaco supone el quinto mayor ingreso histórico. Por otro lado, las incorporaciones de Koke Vegas, recuperado de su cesión en el Deportivo, y Bruno González, que llega gratis hasta el 30 de junio tras rescindir con el Getafe, no han supuesto una inversión en traspaso.

Por lo que el Levante está muy cerca de la cantidad marcaba para vivir una nueva realidad financiera de cara al verano, sin la obligación de acometer una gran venta para solventar las restricciones económicas del control financiero de la UEFA. La posible venta de Moses Simon, extremo nigeriano cedido en el Nantes y por el que el club francés posee una opción de compra de cinco millones de euros, acabaría por solventar el Fair Play Financiero.

El acuerdo por el internacional por Nigeria contempla que si el jugador disputa 25 partidos oficiales, independientemente de la competición, además de 10 goles anotados, también independientemente de la competición, su fichaje por el equipo galo se hará efectivo. Algo que no parece descabellado porque hasta la fecha ha participado 23 partidos y ha firmado 7 goles, además de repartir 8 asistencias lo largo del curso.

De ser así, la entidad levantinista superaría con creces las limitaciones económicas, pero perdería un activo por una cantidad que no corresponde con sus registros de esta temporada. Si bien es cierto que el acuerdo se firmó en verano, bajo otro panorama deportivo.

Además, cuenta con otros jugadores cedidos por diferentes destinos y con el porcentaje de los derechos de jugadores como Deyverson (30%) o Camarasa (20%) que podrían suponer ingresos extra en las arcas del club. Son los variopintos casos de Armando Sadiku, Cheick Doukouré, Antonio Luna, Ivi López, Fran Manzanara o Pepelu, que está cuajando una gran temporada en las filas del Tondela portugués.

Más especial es el caso de Raphael Dwamena, recientemente intervenido de su problema cardíaco con la esperanza de regresar a la práctica del fútbol tras tener que abandonarlo a sus 23 años por consejo médico.

Por lo que, con dos traspasos, el Levante ha encauzado su realidad ecónomica, a día de hoy restan poco más de dos millones, dejando atrás las urgencias financieras que proyectaban en el horizonte la necesidad de acometer una, o varias, grandes ventas.