ITALIA

Así rehabilitó el Inter a Lukaku

Telegraph asegura que en Manchester tuvo problemas digestivos que acabaron provocando sobrepeso. Conte fue clave también a nivel mental.

21 goles, 17 sólo en la Serie A y la sensación de peligro inminente cuando el 9 aparece en las cercanías del área. Después de una etapa complicada en Manchester, Romelu Lukaku ha vuelto a ser el temible delantero centro que ya se intuía que sería desde hace más de diez años en Anderlecht.

El camino hasta proclamarse "rey de la ciudad" de Milán en el derbi del fin de semana pasado ha sido largo y ha requerido de trabajo tanto físico como mental e incluso, a nivel médico.

Romelu Lukaku en agosto de 2019 y en febrero de 2020.

"¡Ha admitido que tenía sobrepeso! ¡Es jugador del Manchester United y pesa más de 100 kg! Su falta de profesionalidad es contagiosa". Así sentenció Gary Neville, exlateral del United y ahora colaborador habitual en Sky Sports, a Romelu Lukaku cuando este ya estaba en Milán. El exceso de peso era evidente, pero no debido a la falta de profesionalidad.

Según Telegraph, el belga tuvo problemas digestivos que le hicieron coger más peso del que debiera. En su llegada a Italia, el cuerpo médico del Inter diagnosticó en pocos días algo que ni el United ni el propio jugador supieron detectar en su etapa en Manchester. Para volver a estar en forma, el Inter diseñó un plan nutricional para el belga que, a la vista está, ha funcionado. El belga llegó a perder hasta 12 kilos en las primeras dos semanas. 

El Método Conte

En varias entrevistas, Romelu Lukaku ha destacado la figura de Antonio Conte, su entrenador actual en Milán. El italiano, asegura Romelu, confió en su juego, le ha encontrado hueco en un sistema que le beneficia y le ha devuelto la confianza.

Después de su mejora física, Lukaku necesitaba recuperar la confianza y Conte ha sido clave en este proceso psicológico. El empate en el Meazza ante el Slavia de Praga, que acabó siendo determinante para que el Inter se quedara fuera de la Champions en fase de grupos, también cambió el año para Lukaku. "Jugué muy mal y me cogió delante de todo el equipo, algo que nunca me había pasado en mi carrera. Me dijo que era una basura y que me quitaría a los cinco minutos si lo vuelvo a hacer. Destrozó mi confianza, pero a su vez la despertó. No importa quién seas, trata igual a todos. Te dice a la cara si estás bien o mal. Después vino el derbi de Milán y jugué uno de mis mejores partidos de la temporada", aseguró a Sky Sports.

Después de ese encuentro, su lista de víctimas es numerosa: Milán, por dos veces (ida y vuelta), Sassuolo, Parma, Brescia, Bologna, Torino, Slavia, Barcelona, Genoa, Nápoles, Cagliari y Udinese... A mediados de febrero, Romelu Lukaku ya lleva mejores números que en 10 de sus 14 temporadas como profesional. Milán y Conte han llevado a su mejor nivel al delantero de Amberes.