FA CUP | TOTTENHAM 3-SOUTHAMP. 2

Moura y Son rescatan a Mourinho

Los tantos del brasileño y del surcoreano, de penalti, dieron la vuelta a un  marcador que se puso muy cuesta arriba para los spur. El Southampton protestó el penalti final.

Moura y Son rescatan a Mourinho
Julian Finney Getty Images

Empieza a convertirse en costumbre. El Tottenham va por detrás en el marcador en un partido importante, los minutos corren y todo parece perdido. Hasta que aparece el brasileño, un tal Lucas Moura que llegó casi como estrella frustrada pero que ha encontrado en Londres su remanso de paz para desplegar su tremendo arsenal de fútbol, que no es poco. Con su tanto, el que frenó las ansias del Southampton y devolvió las tablas tras la remontada, el Tottenham consigue pasar a la quinta ronda de la FA Cup, competición en la que tuvo que acudir al ‘replay’ y que podría salvar una temporada en la que el objetivo número uno sigue siendo la clasificación para la Champions. El próximo rival seguirá siendo de la máxima categoría, ya que deberán medirse al Norwich City.

Los de Mourinho se adelantaron pronto en el marcador gracias a un tanto en propia meta de Stephens, que desvió un disparo de Ndombelé a los 12 minutos de juego. Los saints, sin embargo, eran conscientes de que podían meterle mano a este Tottenham, y reaccionaron pronto por medio de un disparo de Ings a la madera. La igualdad volvería pasada la media hora de juego gracias a Long, que empujó a las redes un despeje deficiente de Lloris ante un tiro que a priori parecía bastante sencillo de atrapar.

Los de Hasenhüttl consiguieron incluso lograr la remontada en el minuto 72, cuando el propio Ings, que es un delantero de los de colmillo afilado, culminó un maravilloso contraataque que habría firmado el propio Mourinho con una definición deliciosa al palo largo del meta francés.

El problema para ellos fue que, cuatro minutos después, Lucas Moura, como casi siempre que los suyos tienen un problema, se inventó una jugada fantástica que devolvió la tranquilidad al Nuevo White Hart Lane. Cuando ya parecía que no podrían resolver el cruce de golpes en los 90 minutos reglamentarios, Son, que supo encontrar muy bien el espacio, provocó un penalti muy tibio ante el portero que él mismo convirtió.