Oviedo

Arnau: “Los objetivos del mercado se han cumplido”

El director deportivo del Oviedo desgrana el último mercado de fichajes: “Había poco tope y tuvimos que buscar recursos”

El mercado de invierno ha servido para ver en acción a Francesc Arnau, director deportivo del Oviedo desde noviembre. No lo tenía fácil el catalán, con un tope salarial agotado y contratos importantes que condicionaban la planificación deportiva. Pero Arnau logró moverse con soltura. El Oviedo se deshizo de cuatro hombres: Johannesson, Joselu, Omar Ramos y Javi Fernández; e incorporó a cinco: Luismi, Lunin, Rodri Ríos, Grippo y Coris. “Los objetivos se han cumplido”, dice Arnau satisfecho por el trabajo realizado.

“La prioridad era firmar un ‘6”, comenzó Arnau a describir qué había sucedido en el mercado; “y Luismi estaba en el punto de mira desde el principio. Con la salida de Diegui y nuevos patrocinios logramos inscribir a Luismi y Lunin”. Y continuó: “Después salió Joselu pero no pudimos inscribir a Rodri hasta que tuviéramos nuevos ingresos. Y la liberación de Javi Fernández (cedido al Villarreal) nos permitió firmar a Grippo y Coris y completar la plantilla para la segunda parte de la competición”.

La conclusión para el catalán es positiva. “Teníamos poco tope salarial y hubo que buscar recursos. Me he encontrado con que en Segunda es distinto que en Primera. Aquí se pelea hasta el último céntimo. Los trucos de Primera son diferentes aquí. Logramos salidas y patrocinios para tener ingresos suficientes. Entre todos logramos dotar a la dirección deportiva de todos los recursos”, señala Arnau.

El objetivo último era la reacción inmediata. “Lo primordial era fichar jugadores que dieran rendimiento a corto plazo para que no peligre el proyecto. Jugadores experimentados y con hambre. Y que conozcan la categoría. Todo cumplen el perfil salvo Lunin”, expuso. “Son futbolistas que se quieren reivindicar, como el caso de Rodri. O Grippo que tuvo una lesión larga pero viene de tener minutos. Coris sí viene de una larga inactividad”, añade el director deportivo del Oviedo.

La situación de Alfonso y Lolo

El desarrollo del mercado deja a algunos hombres en una situación incómoda. Alfonso Herrero es el caso más claro. Inició la temporada como titular hasta que Champagne le arrebató el puesto. En el plazo para fichar jugadores en enero, el Oviedo tocó a la puerta de Lunin, consciente de la dificultad de la operación. Pero el ucraniano, con el empujón necesario del Madrid, acabó vestido de azul y Alfonso ha pasado a ocupar el rol de tercer portero. Una situación difícil. “Si no parece Lunin no hubiéramos fichaod portero. Después, no fue posible encontrar equipo a Alfonso porque el mercado de fichajes se movió poco. Tiene que pelear por estar en las convocatorias”, argumentó Arnau.

Con Lolo ocurrió algo parecido. La llegada de Luismi le roba protagonismo. La oferta del Mirandés no convenció al Oviedo y seguirá de azul. “Hasta última hora le buscamos sustituto y ahora es responsabilidad mía que se quede porque él había pensado en salir. Tiene un perfil difícil de encontrar y nos puede ayudar”, defendió el director deportivo.