RACING

Chuti tiene tres días para reconstruir un equipo y evitar su despido

El director deportivo trabaja rodeado de la desconfianza del racinguismo y la exigencia de sus patronos, que no aceptarán más disculpas a la hora de fichar

Chuti tiene tres días para reconstruir un equipo y evitar su despido
Nacho Cubero DIARIO AS

"Si sale mal, esta ronda la pago yo”. Así, sacando pecho, fiel a su estilo, Chuti Molina asumió la responsabilidad absoluta sobre la confección de la plantilla el pasado verano. Cosa razonable por otro lado ya que su autoría es indiscutible. Nadie, ni entrenadores ni directivos, han tomado parte en la política de fichajes. Lo que no ha resultado la frase es ser cierta: la primera ronda la pagó Iván Ania, que fue despedido justo cuando la grada empezó a pedir la cabeza del director deportivo. Pero ese fusible ya lo usó, ahora Chuti Molina tiene tres días para convencer a los dueños para que no le despidan. Tres días para reconstruir convincentemente el equipo que él mismo creó en verano.


Y, desde luego, no parece probable que Alfredo Pérez y Pedro Ortiz estén dispuestos a aceptar de nuevo, como pasó en verano, que sobre dinero porque no ea capaz de encontrar el delantero que buscaba. Tanto fue así, que los dueños del club retiraron de LaLiga el aval por el dinero no gastado por Molina (Juan Muñoz se le fue al Almería en el último momento). Ahora han vuelto a poner el aval y no están dispuestos a aceptar más disculpas.

El presidente del Racing, Alfredo Pérez, anunció a los peñistas la pasada semana que llegarán tres fichajes. El problema es que, más allá de las habilidades del director deportivo, el proyecto racinguista, último y a seis puntos de la salvación, no es atractivo. Así, hoy se confirmó que Sekou, delantero del Almería recién fichado por el Valladolid, va a jugar cedido en el Fuenlabrada a pesar de que el club pucelano tenía un acuerdo con el Racing. El futbolista senegalés acabó eligiendo la tranquilidad de los madrileños frente a los sobresaltos racinguistas.

Jugadores tocados. En el entrenamiento del martes no participaron ni Luca Zidane ni Aitor Buñuel, ambos con ligeras sobrecargas, pero no se espera que tengan problema alguno para incorporarse al grupo hoy mismo y jugar el domingo. Más complicado lo tiene Enzo Lombardo, a pesar de que el parte médico oficial habla solo de un edema muscular y no de una rotura de fibras. Dependerá de su evolución.