ATLÉTICO DE MADRID

Indignación en el Atlético por la sanción a Fede Valverde

El Atlético y su afición entienden que la sanción al jugador del Real Madrid debía haber sido mayor. El colegiado Sánchez Martínez no reflejó en el acta lo que pasó en la jugada con Morata.

El Atlético y la afición rojiblanca están indignados por la sanción de un partido del Comité de Competición a Fede Valverde por la patada que le dio a Morata en los últimos minutos de partido de la Supercopa de España. Indignación por cuanto esa acción era merecedora de un castigo mayor. En el club consideran que la patada de Fede Valverde puso haber causado daño al jugador del Atlético. La hinchada rojiblanca, por su parte, expresó su malestar en redes sociales. 

La redacción del acta del colegiado Sánchez Martínez fue poco descriptiva de la acción y ha ayudado a que la sanción sea mínima. El colegiado del partido señaló que Valverde fue expulsado por "derribar a un adversario impidiendo con ello una ocasión manifiesta de gol". En el club rojiblanco consideran que el acta está mal redactada. Según la misma, a Fede Valverde se le ha sancionado aplicando el artículo 114.1 cuando, de haber estado el acta redactada conforme lo que pasó en el campo, al jugador del Real Madrid le tenían que haber sancionado aplicando el artículo 123. En ese caso su sanción habría sido de entre uno y tres encuentros.

Este artículo señala: "Producirse de manera violenta con ocasión del juego o como consecuencia directa de algún lance del mismo, siempre que la acción origine riesgo, pero no se produzcan consecuencias dañosas o lesivas, se sancionará con suspensión de uno a tres partidos o por tiempo de hasta un mes". El Atlético y su afición entienden que la patada de Fede Valverde sí conllevó riesgo para Morata, aunque Sánchez Martínez no lo quisiera ver así. 

El propio jugador del Real Madrid lamentó haberse empleado de esta manera en la jugada con Morata e incluso el propio entrenador madridista, Zidane, admitió que la acción "fue grosera, pero había que hacerla". 

El Atlético, no obstante, no ha presentado alegaciones a la sanción de Fede Valverde. Entiende que todo parte de la mala redacción del acta de un colegiado que tampoco dejó muy contentos a los jugadores rojiblancos. En el vestuario del Atlético entendieron que Sánchez Martínez no fue ecuánime a la hora de señalar tarjetas amarillas.