BARCELONA

Marcos Paulo, de Fluminense, es la 'vía Reinier' del Barcelona

El club azulgrana se reunió en verano en Brasil con la familia del jugador. El Real Madrid lo sabe y está también atento a la situación del delantero.

El inminente fichaje de Reinier Jesus (17 años) por el Real Madrid ha puesto aún más de relieve la 'Misión Brasil' del club blanco. Sin embargo, no sólo en el Bernabéu se peina el país sudamericano en busca de los cracks del futuro. También se trabaja en esa dirección desde el Camp Nou y, de hecho, el Barça buscó en verano una operación muy al estilo de la entidad madridista e intentó firmar a Marcos Paulo, delantero de 18 años de Fluminense.

Fue José Mari Bakero, secretario técnico del Barça B, quien se desplazó a Río de Janeiro para trabajar en el fichaje. Entonces se vio con la familia del jugador, que quedó muy ilusionada con el proyecto propuesto. Bakero, sin embargo, sólo podía ofrecer 5 millones de euros, una cifra insuficiente para Fluminense, que ha llegado a rechazar 8 del RB Bragantino, propiedad de la Red Bull, que luego haría dar el salto al chico al Leipzig o al Salzburgo.

Cuando el Madrid supo de estos movimientos, pidió tener información de primera mano, especialmente por el dominio absoluto de Juni Calafat, jefe de fútbol internacional, en este mercado. Para Bakero la situación era compleja porque no contaba con mucho margen de maniobra, puesto que no le era muy viable justificar una inversión mayor para un futbolista de fuera y llamado a terminar de formarse en el filial, el mismo método que emplean en el Bernabéu en proyectos similares.

La cláusula es de 45M€, pero saldría por un tercio

A pesar de esto, al que fuera miembro del Dream Team azulgrana le ha salido ahora un aliado decisivo si quiere reintentarlo: el tiempo. Marcos Paulo tiene contrato hasta 2021 y, con varias novias en Europa, no se plantea renovar. En consecuencia, Fluminense va ya a contrarreloj: ha de acordar un traspaso cuanto antes para no perderlo gratis en poco más de un año. En el Flu valoran por ello la importancia de sacar provecho de una operación de este tipo, que podría cerrarse por 15 millones (la cláusula es de 45) que revitalizarían sus arcas.

Nacido en Brasil, Marcos Paulo se ha decantado por jugar con Portugal, de donde es su abuelo materno, lo que le hace más interesante al contar con pasaporte europeo y no ocupar plaza de extracomunitario. Otra razón para que el Barça, con el Madrid al acecho, rondara su fichaje. Además, en su llegada al equipo profesional de Fluminense se ha ganado los elogios por su papel salvador: en el último mes del Brasileirao metió tres goles y dio dos asistencias decisivas para la salvación del histórico club carioca.