BARCELONA

El plan '9' del Barça, por los aires

El club, que ya se había hecho a la idea de afrontar una inversión para suplir a Suárez, no sabe si buscar un recambio low cost o esperar. Lautaro es la apuesta de proyecto.

La lesión de Luis Suárez ha puesto en jaque al Barça. No sólo porque el equipo azulgrana pierde al jugador que ha participado en más del 40 por ciento de los goles esta temporada. También porque el plan de futuro del nueve puede saltar por los aires. Hasta hace unos días, el Barça ya había decidido su camino para la temporada 2020-21. Independientemente de que Suárez continuase o no, el mismo Eric Abidal, director deportivo, había admitido que el fichaje de un delantero de nivel era prioritario. Esa intención del Barça era conocida por Luis Suárez, que sabía que, además, el elegido era Lautaro Martínez, delantero del Inter que en julio puede salir por 111 millones de euros. Una cifra altísima, pero que empieza a corresponderse con el valor de un delantero que ha marcado 15 goles en 24 partidos oficiales esta temporada y que ha doblado su valor de mercado en las páginas especializadas. De 40 millones de euros ha pasado a 80 millones en las últimas tasaciones.

La lesión de Suárez, sin embargo, ha cambiado el escenario en el Barça. El club prometió no volverse a embarcar en aventuras rocambolescas como Boateng. Pero está obligado a fichar un delantero de nivel para cubrir el agujero de un futbolista que ha estado en 25 de los 60 goles oficiales que ha marcado el Barça este año. Como no se puede cometer un error como el de Boateng, el Barça ha reducido su agenda a jugadores fiables. En la misma están Chimy Ávila, Cavani y Stuani. Los tres tienen algún asterisco que dificulta su contratación. Chimy Ávila, que cumplirá 26 años en febrero, tiene una cláusula de 25 millones de euros. Ha explotado este año en LaLiga pero su precio es alto y no es un proyecto de delantero titular del Barça. Cavani, 33 años en febrero, finaliza contrato en junio de 2020. El Barça llegaría tarde a esa operación porque el Atlético está delante. Además, tiene un hueso en el club que tiene sus derechos, el PSG. Tuchel ya dijo la semana pasada que su equipo no era el Monopoly. Es difícil que salga, pero su nombre también ha estado en las comdillas de Abidal. La opción de Stuani, jugador del Girona, también apareció la temporada pasada pero no se concretó. Esos tres nombres han sonado en los despachos de Can Barça. Sin embargo, es fácil preguntarse cuánto pueden ayudar al equipo y, sobre todo, si incorporarlos puede hipotecar el plan A del Barça, que es incorporar a un delantero de caché en verano.

La tercera vía, que podría resultar poco convincente en un club que debe mirar a medio plazo, será incorporar a un jugador del perfil del Chimy, exprimir a Suárez hasta que termine contrato y aguardar al verano de 2021 para hacer una inversión que ya no sería necesaria ni obligatoria. Es de suponer que las reuniones que Eric Abidal y Ramon Planes han multiplicado con Quique Setién en las últimas horas aclararán cuál es el plan, pero es difícil pensar que un club que mira todo en términos cortoplacistas como el Barça de hoy no ataque el fichaje de un delantero de nivel.