JAPÓN

Kazuyoshi Miura renueva su contrato con el Yokohama FC a los 52 años

El delantero japonés, que jugó en Italia, Brasil y Croacia, es el jugador más veterano del mundo

Kazuyoshi Miura renueva su contrato con el Yokohama FC a los 52 años
Hiroki Watanabe Getty Images

Kazuyoshi Miura no tiene ninguna intención de terminar su carrera. A los 52 años firmó un contrato de 12 meses con el Yokohama FC, club que acaba de ascender a la Primera División japonesa (J-League) y en el que juega desde 2006. La próxima temporada será la número 35 de su infinita trayectoria. Miura, que cumplirá 53 primaveras en febrero, es actualmente el jugador de fútbol profesional más veterano del mundo. En 2017 marcó el nuevo récord superando al inglés Stanley Matthews. "Haré esfuerzos diarios para conseguir el objetivo de quedarme en esta división y no olvidaré los sentimientos de agradecimiento y de pasión por el fútbol. Haré lo posible para ser capaz de ayudar el equipo a ganar", dijo el delantero japonés. 

En el país que cuenta con más de 70.000 centenarios y con un 28,4% de la población que supera los 65 años, según datos del Ministerio de Interior, no podía faltar algún referente en el mundo del fútbol. La interminable carrera de Miura no sólo lo convierte en uno de los jugadores más importantes de la historia japonesa por su edad, sino también por haber sido el primero en conseguir fama en el exterior. Nacido en Shizuoka el 26 de febrero de 1967, el delantero creció en una familia cuyo padre mantenía lazos con la Yakuza, la mafia local. Por ello, se le dio el apellido de la madre. Desde pequeño, Miura destacaba por su ambición, que lo llevó a dejar Japón con 15 años para instalarse en Brasil y aprender las técnicas del fútbol en un país que para él llegó a representar una tierra prometida.

Su crecimiento como profesional remonta al periodo pasado en la plantilla del Club Atlético Juventus, en el que se convirtió en el primer japonés en debutar en un campeonato brasileño. Luego, en Santos y Palmeiras no consiguió sumar muchos goles y partidos. De ahí la vuelta a Japón, donde firmó un contrato con el Verdy Kawasaki y lo que aprendió en Sudamérica pudo finalmente encontrar un resultado concreto, reflejado en sus 45 tantos en 97 encuentros. 

La oportunidad de jugar en Europa se le presentó en el Mundial de 1994. Con la selección de su país, Miura sumó 55 goles en 89 partidos y sus prestaciones llevaron el Génova a fijarse en su talento. Para el conjunto del presidente Preziosi, el japonés parecía más un fenómeno de marketing que un recurso futbolístico, pero nadie olvidó el único gol en el derbi ciudadano contra la Sampdoria. Miura volvió al Verdy Kawasaki y dejó Japón sólo dos veces más y sin éxito para trasladarse a Croacia, donde jugó poco y mal con el Dinamo Zagreb, y a Australia, donde compitió con el Sydney, en el que sólo pudo pisar el césped cuatro veces. 

El Yokohama FC fue su casa en los últimos años, la mayoría de ellos en la segunda división de Japón. Mientras tanto, también compitió en el fútbol sala y llegó a representar su selección en el Mundial de 2012. Ahora tendrá otra oportunidad, la enésima, otra vez en la J-League.