Rumanía

Rivaldinho: "Llevar el nombre de mi padre es una carga"

Rivaldinho (São Paulo, 1995) es uno de los goleadores de Rumanía e ídolo del Viitorul, de Gica Hagi. El delantero habló con AS sobre sus ganas de triunfar por sus propios méritos.

Rivaldinho, durante un partido de la liga rumana.
Viitorul

Muchos años han pasado desde que usted fue una estrella en España con el anuncio del Cola Cao...

Es verdad... (Se ríe) Muchos, muchos años. Fue muy divertido hacer aquel anuncio y le tengo mucho cariño. Me acuerdo que cuando salía con mi padre la gente pedía para sacar fotos con él, claro, pero también conmigo. Principalmente los niños. Creo que fui una minicelebridad infantil en aquellos tiempos...

¿Cómo fue crecer en Barcelona con una superestrella como su padre?

Fue maravilloso. Soy un privilegiado por tener un padre que fue el número uno, uno de los mejores de la historia. Y además es un padrazo. Haber crecido en España me ha dado una visión distinta del mundo, tengo una cabeza y una mentalidad europea. Conocí distintas culturas y fue algo que ayudó a definir mi personalidad, el hombre que soy hoy.

De niño, llegó a jugar en la cantera del Barça...

Sí. Era el muchacho más joven del club, tenía unos siete años y entrenaba con los niños de nueve. Messi, Iniesta, Cesc Fàbregas, Víctor Valdés eran más mayores que yo pero entrenábamos en el mismo campo. Claro que nadie imaginaba que ellos acabarían convirtiéndose en lo que son, pero es una historia que me gusta recordar, que he entrenado con ellos.

¿Se acuerda de Messi de aquellos tiempos? ¿Ya era un espectáculo de pequeño?

No me acuerdo. Era demasiado niño. Pero sí me acuerdo de la gente hablando de él. De que había este chiquillo argentino que era un fenómeno.

¿Siempre ha querido ser futbolista?

Cuando tienes un padre que es famoso, ves a la gente pidiéndole autógrafos y fotos, quieres ser como él. Entonces yo siempre quise ser como mi padre. Ser futbolista. He crecido dentro de vestuarios de grandes clubes, interactuando con grandes jugadores. Aquello todo me parecía increíble. Quería sentir la misma sensación que ellos cuando metían un gol y el estadio gritaba su nombre. Y mi padre siempre me apoyó.

Supongo que la emoción de jugar al lado de él habrá sido indescriptible...

Y no es que sólo hemos jugado juntos. Hemos marcado los dos en el mismo partido y ganamos (por el Mogi Mirim ante el Macaé en la segunda división brasileña del 2015). Fue la mayor emoción de mi carrera, poder jugar al lado de mí ídolo.

¿Cómo es para la carrera de un futbolista que está buscando su propio espacio ser hijo de su padre y llevar el peso de su nombre?

Más que una ayuda es una carga. Tiene el lado positivo, cuando hago algo bueno, repercute en los medios porque soy hijo de Rivaldo. Pero al final siempre acaban comparándote con tu padre. Existe la duda de que si estás por enchufe, por el nombre. Pero creo que estoy demostrando por mis méritos la calidad que tengo como futbolista. Algo que voy consiguiendo por mi propio esfuerzo.

Un esfuerzo que le llevó a Rumanía donde es el ídolo de del Viitorul Constanta, de Hagi, una leyenda como tu padre...

Hagi aquí es como Pelé. Pero como entrenador es una persona cercana, un verdadero profesor que te enseña algo nuevo todos los días. Mucho de mi evolución en esta temporada se la debo a Hagi. Él apostó por mi potencial. Me dio la oportunidad que yo estaba buscando y el resultado se ve en el campo.

¿Cuál es la mayor lección que Hagi le ha enseñado?

Es un tipo muy serio y dedicado. No es casualidad que haya ganado todo en Rumanía. Su gran enseñanza es la mentalidad ganadora. Él siempre dice que la victoria o la derrota dura un día. Es lo que me dice mi padre. Que lo que has hecho ayer ya no vale para nada hoy. Vale lo que harás mañana. Lo que evolucionas y aprendes tras cada entrenamiento, triunfo o fracaso es lo que se queda. Así que intento mejorar algo cada día.

Tras dos años de desarrollo en Rumanía, su nombre empieza a sonar para las cinco grandes ligas. Pero estamos viendo chicos cada vez más jóvenes, como Vinicius, Rodrygo y Reinier, hacer esta transición a Europa. ¿Cómo lo ve?

No es lo ideal porque pierdes parte del período de formación. No llegas a Europa 100% preparado y cuando estás en un club como el Real Madrid la presión es tremenda. Tienes que aportar de inmediato y eso es muy difícil cuando tu formación no está completa. Pero Rodrygo está muy bien y a mí me encanta Vinicius. Lo ideal es lo que hizo Neymar, aguantar en Brasil, evolucionar y venir con más rodaje. Pero el fútbol ha cambiado y entiendo que eso, actualmente, es casi imposible.