LEGANÉS

Sabin Merino, entre Segunda o la continuidad en Leganés

El futuro del delantero es incierto. Tiene interés de varios Segunda, pero duda entre salir o seguir peleando. El club condiciona su adiós a los movimientos arriba.

Sabin Merino, entre Segunda o la continuidad en Leganés
JUAN AGUADO DIARIO AS

El futuro de Sabin Merino es incierto en el Leganés. El delantero comenzó el curso ungido en una esperanza ya evaporada. Ni ejercer de pichichi blanquiazul veraniego (cuatro goles) le ayudó a ser protagonista con Pellegrino. Hasta que el Flaco dimitió disputó dos partidos, 78 minutos entre ambos. Con Aguirre su suerte no ha cambiado: sólo 62 minutos en Copa. Ahora, con la proximidad del mercado invernal, el de Urdúliz se maneja en varios escenarios. Desde su salida rumbo a Segunda División, hasta permanecer en Butarque para continuar peleando por un puesto que, sin oportunidades, cada día que pasa está más complicado de reclamar.

En el Leganés su postura está condicionada a lo que suceda con el resto de futbolistas del plantel. Inicialmente no se ve con malos ojos la opción de una salida, pero otras posibles marchas en la delantera invita a una tradicional prudencia. Butarque no quiere en ningún caso que su delantera termine despoblada.

Entre tanto, un buen puñado de equipos de Segunda han llamado a la puerta del ariete para preguntar por su situación sin superar el umbral de las ofertas formales. Existen un par de intereses notables que presumiblemente podrían derivar en ofertas en cuanto el mercado avance.

Llamadas de Primera y el extranjero

También algún Primera ha reclamado información sobre la situación del futbolista, la percepción del futbolista y del Leganés es que la opción de continuar en la élite está complicado, a menos que se concrete su salida al extranjero. También desde fuera de España han reclamado saber sobre su postura de futuro.

El ariete llegó a Leganés el último día del mercado estival de 2018. Arribó cedido con un segundo año de contrato si el Athletic se negaba a repescarlo, como finalmente sucedió. El fichaje se ejecutó pensado en potenciar la banda izquierda, pero acabó resolviéndose como refuerzo para la delantera. Pellegrino no le dio continuidad, pero el no de San Mamés a su retorno lo mantuvo en Butarque. Enchufado desde el inicio en pretemporada, sus buenos números no le han servido para resolver un futuro incierto en Leganés.