LEVANTE

El Levante está obligado a vender por el Fair Play Financiero

El club de Orriols tiene que ingresar 12,5 millones de euros antes del cierre del ejercicio económico para no ser sancionado.

0
Quico Catalán y Manolo Salvador durante la presentación de Carlos Clerc.
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Del mayor presupuesto de la historia, a tener que vender en el mercado por un valor de 12,5 millones de euros para no ser sancionados por el Fair Play Financiero. La gran diferencia en la gestión de un año a otro reside en los ingresos por venta de jugadores. El Levante ha pasado de cerrar el ejercicio económico de la 2018-19 con 100 millones, con un valor de 41 en traspasos, mientras que este año suma 80, de los que poco más de cinco son en ventas. En el ejercicio anterior se incluyeron las operaciones de Jefferson Lerma, Emmanuel Boateng, Armando Sadiku y un bonus por el traspaso de Rafael Martins a China. Dos de ellas, las de Lerma y Boateng, los traspasos más elevados de los 110 años de historia del club.

Quico Catalán pidió un voto de confianza a los socios durante la celebración de la Junta General de Accionistas para encarrilar la situación. La realidad es que el conjunto de Orriols ha jugado al límite en lo económico para mantener el bloque, llevar a cabo renovaciones y acudir al mercado tirando de chequera para reforzar el equipo. En consecuencia, el Levante no tendrá margen de maniobra en el mercado, como confirmó Manolo Salvador en la entrevista con AS.

"Es la única cantidad dentro de ese presupuesto que no tenemos ciertamente controlada. Aunque estamos convencidos que hemos optado por la mejor estrategia. Pensábamos que era el momento de dar un paso más. Estamos convencidos de que vamos a cumplir el presupuesto con creces y ojalá los activos nos ayuden a cumplir esta obligación. Les pido un voto de confianza en ese sentido", aseguró el maximo mandatario durante la asamblea.

Este verano se firmó a Rubén Vezo, Sergio León, Gonzalo Melero y se pagó por la cesión de Borja Mayoral. Además de las incorporaciones de Carlos Clerc, Jorge Miramón, Nemanja Radoja, Óscar Duarte y Hernani. Un gasto superior a los 15 millones.

Por contra, se han ingresado alrededor de cinco por las ventas de Rubén García, Esteban Saveljich y Chema Rodríguez. Además se contemplan ingresos indirectos en los casos de Rubén, Prcic, o las opciones que se mantienes por Camarasa y Deyverson. El área deportiva, además, cedió los derechos de Moses Simon al Nantes, incluyendo una opción de compra de cinco kilos en caso de firmar 10 goles y participar en 25 encuentros. De momento, suma 16 partidos y dos tantos.

Cheick Doukouré, Antonio Luna, Ivi López, Koke Vegas, Fran Manzanara, Pepelu o Raphael Dwamena han salido cedidos para aligerar la carga de fichas. También Shaq Moore y Sanjin Prcic, cuyos derechos pasaron a formar parte del Tenerife y Estrasburgo, respectivamente.

El caso del delantero ghanés, segunda inversión más alta de la historia, y que podría dejar el fútbol a sus 23 años por un problema cardíaco, también fue argumentado por Catalán. "La situación de Dwamena todavía está en el aire, no me voy a aventurar a decir el resultado definitivo. Es propiedad del Levante, con sus derechos deportivos cedidos al Zaragoza. No va a ser una situación fácil, pero hasta que no lleguemos al final de la cuestión, con una opinión definitiva, no vamos a aventurarnos a decir nada. Lógicamente, si las cosas no salen todo lo bien que nos gustaría, tendría un efecto negativo para el club por la importante inversión", explicó.

El Levante pagó por él más de seis millones de euros el pasado verano. La situación está en manos de los abogados.