MUNDIAL DE CLUBES

Xavi, sobre su futuro y las críticas: “Puedo reconducir la situación”

El técnico de Al Sadd compareció contrariado después de que Esperance le endosara un durísimo 2-6 en el cierre del Mundial de Clubes.

Xavi, pensativo durante el partido contra el Esperanza de Túnez.
ALI HAIDER EFE

Xavi Hernández, técnico de Al Sadd, se mostró muy triste después de que el partido por el quinto puesto en el Mundial de Clubes acabara con una severa goleada en contra endosada por el Esperance de Túnez (2-6): “Estoy muy triste y contrariado, porque jugamos muy bien los dos primeros partidos y en este salimos sin intensidad. No entiendo la actitud de hoy. Esto debe ser un premio para nosotros y no salimos con esa idea. Este no es Al Sadd que conocemos. Es inaceptable esta actitud en los primeros partidos. Estoy triste por los hinchas de Al Sadd. Tenemos que hablar porque hay cosas inaceptables”.

De esta manera, Al Sadd se queda en una situación preocupante porque está a 11 puntos del líder en Qatar y la imagen en el Mundial no es buena. “Estamos en una mala situación. Nuestra realidad es que tenemos que ser competitivos en los torneos de casa. Este torneo es un premio para nosotros. Hemos jugado muy mal durante 30 minutos. Luego, después de la expulsión, sí hemos estado bien. No puedo aceptar la actitud de los primeros minutos. Con esta actitud no se puede jugar al fútbol”.

Xavi no se mostró preocupado por su futuro pese a que la situación es la peor desde que se hizo cargo del equipo: “Estoy feliz por poder estar en este proyecto. Tengo confianza. Debo pensar en positivo. Creo que puedo dirigir la situación. Me molesta la actitud de hoy. Podemos competir como en los dos primeros partidos, lo demostramos. Tenemos que continuar y rehacernos. El fútbol es eso. Después de una derrota hay que luchar por ganar de nuevo”.

Por último, también quiso hablar de la tarjeta roja a Abdelkarim Hassan que dejó a su equipo con diez y en una situación de 3-0. “No es una excusa el árbitro, pero para mí la regla es muy dura. El partido se acabó en el momento de la expulsión. Con un jugador menos y un 3-0, es imposible hacer nada. Es mala suerte. Aún así, insisto que no es una excusa el árbitro”.