CLÁSICO A LA VISTA

Barcelona y Real Madrid afinan todas sus armas para el Clásico

Ambos equipos han superado un inicio irregular y navegan a velocidad de crucero dispuestos a medirse en un partido que promete ser apoteósico.

Barcelona-Real Madrid.

A falta de nueve días para que Barça y Madrid se vean las caras por primera vez en la temporada en el partido que debe de disputarse el próximo miércoles 18 después de que Javier Tebas decidiera aplazar por motivos políticos el que estaba previsto para el 26 de octubre, ambos equipos llegan a la cita en su mejor versión de la temporada.

A pesar de tener un partido menos que el resto de sus competidores Barça y Madrid lideran la tabla clasificatoria y únicamente el Sevilla parece capaz de aguantar el ritmo de los dos gigantes que apuntan a decidir la competición en un mano a mano.

A ambos equipos les ha costado encontrar su ritmo de juego, pero después de tropiezos de difícil justificación (el Madrid empató en casa con el Betis y el Valladolid, en casa del Villarreal y cayó en Son Moix ante el Mallorca mientras que el Barça perdió en Bilbao, Granada y ante el Levante, y sólo empató ante Osasuna) ya han encontrado la velocidad de crucero.

No parece, pues, que vayan a despistarse y dejarse ya demasiados puntos en lo que resta de Liga por lo que volvemos a ese punto de los campeonatos de otras temporadas en los que los enfrentamientos directos entre ambos titanes resultan fundamentales para definir finalmente un campeón, siempre con el permiso de un Sevilla que se ha enganchado a la parte alta de la tabla.

Antes de la cita del miércoles, ambos equipos tienen dos salidas complicadas que servirán como termómetro para determinar su estado real. Dejando a un lado la jornada europea, en la que ambos contendientes llegan con los deberes hechos, el Barça ya es primero de grupo y no se jugará nada en Milán ante el Inter y el Madrid no puede aspirar a mejorar su segundo puesto en su visita a Brujas, el Madrid visitará Valencia y el Barça, Anoeta. Dos salidas más que complicadas a tres y cuatro días, respectivamente del partido que les enfrentará en el Camp Nou.

En el lado azulgrana nadie quiere aún hablar de El Clásico. Bien claro lo dejó Ernesto Valverde tras golear al Mallorca por 5-2 el sábado: "No se puede hablar todavía del Clásico. Vamos a mantener la prohibición de momento una semana más". No obstante, una cosa es que no se hable y pensar en el partido.

De hecho, piensan y mucho. Sólo así se entenderá la lista de convocados que prepara el técnico de cara al partido del martes ante el Inter en la que muy probablemente tendrán descanso las vacas sagradas del equipo. El objetivo de Valverde es el de llegar al día 18 con el máximo de efectivos disponibles. En este sentido, Alba y Semedo encaran la recta final de su recuperación y a día de hoy sólo parece estar absolutamente descartado Dembélé, curiosamente tampoco iba a jugar el partido de octubre debido a una sanción de dos partidos por roja directa.

En el Madrid la enfermería preocupa más y Zidane no va a tener el mismo margen que Valverde para dar descanso a sus piezas. Hazard, Asensio y Marcelo no llegan al partido mientras que Bale y Lucas Vázquez lo harán con un rodaje mínimo.

Los dos grandes llegan con sus armas perfectamente afinadas a la cita. El tridente, con un Messi sensacional que ya lidera el Pichichi, carbura y el Madrid tiene a Benzema en modo matador acompañado de un Valverde que ha hecho revivir un centro del campo que vuelve a funcionar como le gusta a Zidane. Vuelve el Clásico.