CELTA

1x1 del Celta: Rafinha no está para ser titular

El brasileño personificó la desastrosa primera hora de los pupilos de Óscar García en Butarque. Araujo y Aspas pusieron los goles y el orgullo.

Rafinha Alcántara conduce el balón durante el partido entre el Leganés y el Celta en Butarque.
Irina R. H. / AFP7 / Europa Pres Irina R. H. / AFP7 / Europa Pres

Rubén: Traicionado por sus compañeros. Se le acumuló el trabajo ante la inoperancia defensiva de los jugadores de campo celestes. Las tres dianas del Leganés fueron golazos y el meta de Mos salvó otros dos tantos cantados.

Mallo: Impreciso. Muy fallón en los pases, algo más certero en un par de centros que intentó. Tan flojo en defensa como el resto de sus compañeros. Sacrificado en el descanso para intentar la heroica.

Aidoo: Desbordado. Su potente físico se vio superado por el de los delanteros locales. Dubitativo con el balón.

Araujo: Exhibición de coraje. Se vino arriba después de marcar el 3-1 con un buen cabezazo. A partir de ese momento, se multiplicó defendiendo e incluso sumándose al ataque. Alma de líder desconocida hasta la fecha.

Olaza: Ofuscado con los centros. Optó por colgar el balón al área en casi todas sus apariciones ofensivas sin que en muchas ocasiones hubiese un rematador claro. Voluntarioso, tiró de orgullo en la segunda parte y provocó la falta que dio origen al primer gol del Celta.

Okay: La inactividad le pasó factura. Desorientado en la primera hora de partido, acabó recuperando sensaciones. Flirteó con la expulsión tras cargarse con una amarilla en la primera parte.

Pape: El único que se vació de principio a fin. En la primera parte dio la sensación de que en el Celta solo corrió él. Se tuvo que adaptar al puesto de carrilero en el segundo tiempo y con el balón se notó que no es su posición.

Rafinha: No está para ser titular en Primera. Le falta condición física para luchar en la medular y darle ritmo al juego. Facilitó el primer gol cometiendo una falta en la frontal del área.

Denis: Media hora sin pena ni gloria. Tuvo que pedir el cambio por lesión y en el banquillo se vio que había jugado con un aparatoso vendaje en el tobillo derecho. Actuando como extremo por la izquierda solo apareció para realizar un par de intrascendentes conducciones.

Aspas: A punto de obrar otro milagro. Con su equipo jugando con uno menos, firmó un nuevo tanto para su colección de goles de lujo y minutos después rozó el empate en una acción similar al del 3-2. De sus botas había salido la única ocasión del Celta en la primera parte, con un gran pase a Mina. Encontró su lugar en el partido cuando dejó de jugar como punta y pasó a arrancar desde la derecha.

Mina: Sin confianza en el remate. Dispuso de dos buenas ocasiones: un remate raso a pase de Aspas y un defectuoso cabezazo. Incómodo en la banda, mucho más reconocible en punta.

Sisto (entró por Denis): Activo. Desde su incorporación el Celta tuvo una marcha más en ataque. Puso un buen balón al área en el tanto de Araujo.

Toro (entró por Mallo): Pasado de revoluciones. En el duelo con Tarín, el central del Leganés le sacó una amarilla y una roja en 25 minutos. Su única aportación fue la asistencia de cabeza a Araujo en el gol celeste.

Brais (entró por Rafinha): Participativo. Dio continuidad a la reacción que había empezado con el tanto de Araujo. Le faltó escoger mejor en las inmediaciones del área.