Finalizado

COPA ESCOCESA | RANGERS 0 - CELTIC 1

Fraser Forster impide el primer título de Gerrard como técnico

El Rangers fue muy superior, pero el portero 'católico' fue un muro, deteniendo incluso un penalti a Morelos. Jullien dio la copa al Celtic con su gol en el 60'.

Steven Gerrard consuela a sus jugadores tras perder la final de copa.
JASON CAIRNDUFF Action Images via Reuters

La final de copa escocesa celebrada este domingo en Hampden Park ha sido un duro revés para dos de los máximos protagonistas de la misma. Steven Gerrard, leyenda como jugador, se enfrentaba al que podía ser su primer título como entrenador. Mientras que Alfredo Morelos, indiscutible estrella de los de Glasgow, llegaba lanzado al encuentro: 25 goles en 30 partidos esta temporada y 73 en 121 desde su aterrizaje en Escocia en 2017.Pues el destino ha sido caprichoso, dado que el delantero colombiano fallaría un penalti que hubiera supuesto el empate, ante un Celtic con diez. Los 201 centímetros de Fraser Forster han sido un muro inexpugnable para los 'protestantes'.

16 disparos y 7 a puerta los unos. 5 y 1 los otros. Pero en el fútbol no siempre gana quien más la busca, sino quien la encuentra. El cancerbero inglés, viejo conocido del Barcelona en Champions, se encargó de desbaratar todos y cada uno de los acercamientos de los hombres de Gerrard en general y los de Morelos en particular. El de Cereté tuvo las mejores ocasiones de la primera parte, especialmente una en la que se acercó demasiado a Forster y se quedó sin espacio para batir al héroe del partido. 

"El que la perdona..."

El dominio constante del Rangers se transformó en una palpable ansiedad, sabedores que en el deporte "el que la perdona, la paga". Y así llegó la única ocasión del Celtic en todo el encuentro. Una falta lateral brillantemente colgada por Christie en el 60' acabaría encontrando el pie derecho de Christopher Jullien en el área pequeña. Un disparo a puerta, un gol.

No obstante, cuatro minutos después Morelos era derribado en el área rival por un Frimpong que sería expulsado al concederse el penalti. Pero ahí estaba la pesadilla del de Cereté. Forster adivinaría su lanzamiento y acabaría con las pocas ilusiones que aún quedaban a los azules.

Quedaba casi media hora y tenían un hombre más, pero el Celtic disfrutó de sus mejores minutos, sabedores que el tiempo jugaba a su favor. Gerrard lo intentó a la desesperada y dio entrada a un veterano de mil batallas como Jermain Defoe, pero ni la experiencia del inglés, ni el último los últimos alientos de Morelos cambiarían el devenir de una copa que se quedarían los hombres de Neil Lennon. El primer título de Gerrard tendrá que esperar.