REAL MADRID - ESPANYOL

Campuzano se abre paso tras su Erasmus en Madrid

Participó dos años en el Castilla, donde fue de más a menos aunque llegó a entrenar con el primer equipo. Este curso suma cinco goles en 906 minutos.

Aún luce el dorsal 31, que le acredita como jugador del filial y no del primer equipo, pero a nadie del Espanyol se le pasa por alto que Víctor Campuzano está siendo unas de las sensaciones de la temporada, de las pocas noticias positivas que ha ofrecido el equipo perico desde agosto.

El delantero ha participado ya 906 minutos esta temporada entre LaLiga y la Europa League, y ha anotado cinco tantos en la competición continental. Incluso, y debido a las lesiones inesperadas de Jonathan Calleri y Facundo Ferreyra, ha sido el delantero referencia del equipo en varios encuentros ligueros.

Criado en el Espanyol y de padre futbolista (Felipe Campuzano, quien llegó a jugar nueve partidos en Primera con el CD Málaga en la campaña 1988-89 y luego hizo carrera entre Segunda y Tercera en conjuntos catalanes), Campuzano se marchó en 2016 al Real Madrid Castilla, entrenado por aquel entonces por Santiago Solari. El delantero hizo una prometedora temporada en la que anotó seis goles en 25 encuentros en Segunda B. Al año siguiente, y pese a que entrenaba asiduamente con el primer equipo ("uno de los recuerdos que me llevó es haber compartido vestuario con Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos", dice siempre en sus entrevistas), su rendimiento menguó: jugó solo 22 encuentros y anotó dos tantos.

En la campaña 2018-19 decidió volver al Espanyol. Y, de la mano de David Gallego, se convirtió en un delantero hábil y polivalente, también artillero. Con 15 tantos, fue una de las claves del buen curso del Espanyol B. El propio Gallego fue el que le dio los primeros minutos en la máxima categoría. Hoy apunta a suplente en detrimento de Jonathan Calleri, pero a nadie le sorprende ya Campuzano, quien se ha ganado el billete a Primera.