CRYSTAL PALACE

Townsend y su adicción al juego: "Perdí 54.000€ en una noche"

El jugador del Crystal Palace habló de su vida en The Players Tribune y cómo superó sus adicciones: "Tratarme me salvó como ser humano".

Townsend, en un partido con el Crystal Palace.
IAN WALTON REUTERS

Andros Townsend, actual jugador del Crystal Palace, ha expuesto su vida en The Players Tribune. El futbolista ha decidido titular sus líneas "esto no es la historia de un Golden Boy", como preámbulo de una narrativa desgarradora, en la que explica cómo lidió con la muerte de su hermano, sus adicciones al juego online y cómo las ha superado para llegar a ser lo que es hoy en día: "Perdí casi 55.000 euros con un solo toque en mi teléfono. (...) Fui a buscar asesoramiento para mi adicción y, no solo salvó mi carrera futbolística, sino que probablemente me salvó como ser humano".

Problemas con las apuestas: "Yo no bebo, no consumo drogas. Creo que no he estado en un club nocturno en mi vida. Y, aun así, conseguí perder 46.000 libras (casi 55.000 euros) con un solo toque en mi teléfono. Ni siquiera tuve que salir de mi habitación. Probablemente soy el único muchacho de la historia que ha perdido ese dinero en la cama un miércoles por la noche en Blackpool. Esto no es la historia de un Golden Boy, dejémoslo claro de inmediato".

Por qué cuenta su historia: "No hiciste click en un cuento de hadas, lamento decirlo. No me gusta hablar de mí, así que no estoy contando esta historia para todo el mundo. Lo cuento para aquellos que no han sido entendidos, que han estado perdidos, deprimidos y por aquellos que han luchado contra la adicción".

El ídolo de Townsend: "Kurtis Townsend era ocho años mayor que yo y era mi ídolo. Resultó ser realmente bueno en el fútbol y siempre quise ser como él. Todo en lo que pensaba era en el fútbol. (...) Cuanto tenía siete años, ya estaba en la cantera del Tottenham y él en Wimbledon. En mis sueños, jugaríamos juntos en la Premier League algún día. Desafortunadamente, la vida no siempre funciona cómo sueña en tu cabeza. Cuando Kurtis tenía 18 años, se dirigía a un partido en Luton y su coche estuvo involucrado en un grave accidente. Todos sobrevivieron, menos mi hermano".

Cómo gestionó su muerte: "Siempre odio cuando alguien escribe una historia sobre un atleta que ha perdido a alguien cercano a ellos y hacen que parezca que la muerte de esa persona es lo que alimentó su éxito. Perder a mi hermano no me hizo trabajar más duro, no me hizo marca más. Era solo dolor, punto. Eso fue todo. Lo echaba de menos todos los días y todavía lo extraño. Un día en el colegio todos comenzaron a cantar "te voy a extrañar". No podía parar de llorar".

Le quedó marcado: "Cuando pierdes a tu héroe, no es un capítulo de un cuento de hadas. Es tu vida real y nunca pasas esa página. Ese dolor ha estado conmigo toda mi vida. Siempre he sido emocional".

Cómo comenzó en el mundo de las apuestas: "Fui cedido a cinco clubes antes de volver a los Spurs y creo que es ahí donde comenzó el problema. Todo comenzó con aburrimiento, si soy sincero. En uno de los clubes había muchas bromas en el vestuario sobre el juego. Nada malicioso. Ni con el devenir de los partidos ni nada de eso. Solo apostando por caballos o rugby o lo que fuera. Formaba parte de la cultura. Nunca antes había apostado por nada, por lo mismo no bebo. Lo único que sabía de mí mismo es que tenía una personalidad realmente adictiva. Entonces cualquier cosa que pudiera poner en peligro mi fútbol ni siquiera lo consideraría".

Recuerdos: "Me puedo acordar exactamente dónde estaba cuando tuve mi primera apuesta. Me aburría en una habitación de hotel al azar la noche antes de un partido y vi un anuncio en la televisión de una aplicación con una apuesta gratis. La descargué e hice una apuesta para pasar el rato. En pocos meses, estaba fuera de control. Es solo por mi personalidad. La mayoría de personas pueden apostar 10 libras los fines de semana y no pensar más en ello. Pero yo todo lo que hago me consume por completo. Necesito ser bueno en todo lo que hago".

Siguió apostando para compensar: "Seguí intentando sacarme del agujero. Entonces, en un abrir y cerrar de ojos era completamente adicto. Recuerdo cuando estaba en Birmingham, fue la noche antes de unas semifinales de Playoff. Estaba acostado en la cama, tratando de descansar. Ese fue el partido más importante de nuestra temporada y no podía conciliar el sueño. Seguía mirando mi teléfono, haciendo más apuestas. Esa noche, perdí 46.000 libras en un solo partido. En ese momento, cobraba alrededor de 3.000 por semana".

Consecuencias: "Ese fue el fondo para mí, porque me sentí totalmente vacío. Se supone que debes concentrarte en el fútbol, en lo que amas y lo único que podía pensar es en cómo recuperar mi dinero".

Aviso de la FA: "No paré hasta que me pillaron. Y gracias a Dios que lo hicieron. Cuando fui acusado por la FA y me tenía que enfrentar a un período de sanción me devolvió a la realidad. Temía por toda mi carrera. Cuando lo que amas en la vida te puede ser quitado cambia tu perspectiva. Estoy tan agradecido que la FA se diera cuenta de que no estaba sucediendo nada malicioso y que yo solo era un niño estúpido que cometió un error. Fui a buscar asesoramiento para mi adicción y, no solo salvó mi carrera futbolística sino que probablemente me salvó como ser humano".