Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

PREMIOS AS 2019 | JAVIER TEBAS

"Nuestra Liga antes era pasión y ahora es pasión más industria"

"El mejor futbolista que he visto es Messi y el mejor entrenador, pese a sus cosas, Guardiola". Sobre Piqué: "Podría dirigir perfectamente en un área de LaLiga".

"Nuestra Liga antes era pasión y ahora es pasión más industria"
DIARIO AS DIARIO AS

Javier Tebas (San José, Costa Rica, 1962) es el presidente de LaLiga desde 2013, institución que será galardonada por AS el 3 de diciembre por haber cumplido en febrero 90 años.

Ya hablaremos pronto, largo y tendido, en otra entrevista antes de final de año, de todos los temas de actualidad. Hoy toca centrarnos en el premio que AS le concederá a LaLiga por sus 90 años de historia. ¿Qué supone para usted?

Es un motivo de orgullo reconocer lo que hacen los clubes, que son parte de la historia de España. Antes, nuestro fútbol y la Liga era todo pasión y ahora es pasión más industria. Estamos en un gran momento.

Habla mucho desde la perspectiva del fútbol como negocio. Entenderá que eso no le guste a todo el mundo.

Hablo de industria porque hablo de responsabilidad. Hablo de que aportamos el 1,37% del PIB del país, hablo de una inyección global de 1.300 millones de euros a las arcas del Estado, hablo de la creación de más de 150.000 puestos de trabajos directos e indirectos. Todos los clubes, que no dejan de ser empresas, han creado riqueza para España. Eso no se puede criticar. Además, todo esto no quita nada al deporte.

¿De qué está más orgulloso de su aportación como presidente de LaLiga?

De la instauración del control económico y de la expansión internacional de la marca.

Hay muchos avances, progreso, innovación, pero... ¿no echa de menos alguna cosa del pasado como que clubes como Athletic, Real, Valencia, Betis, Sevilla o Depor sean campeones de Liga?

Todo cambia. Antes también había más pequeño comercio y no había grandes superficies. Y mire ahora. Todo evoluciona. Lo que sí teníamos claro, y ahí sí podíamos trabajar y hemos trabajado, era evitar que haya campeones con 100 puntos. Y lo estamos consiguiendo. Ahora hay más alternativas a los grandes clubes.

Con Neymar, Mbappé y Cristiano fuera de LaLiga y con la Premier de nuevo empoderada, ¿se puede seguir diciendo que la española es la mejor competición del mundo?

Sí. El campeonato no es sólo grande por las individualidades. Es importante que estén los mejores, pero no sólo ésa es clave. La Premier ha estado muchos años sin las grandes figuras en sus equipos y sin ganar nada a nivel internacional y, aun así, su campeonato funcionaba como industria. Así se nos considera a nosotros a nivel internacional. Ahora he estado en EE UU y la gente habla de LaLiga en global como lo hacíamos nosotros de la NBA. Esté quien esté. Cada vez se habla más de la competición y no de clubes concretos.

¿Cuál es la primera imagen que guarda de LaLiga?

Fue al regresar a España con mi familia (es de Costa Rica). Estábamos en Barcelona y recuerdo que vi en una televisión en blanco y negro un partido entre el Espanyol (Español entonces) y el Atlético de Madrid.

¿Y la mejor?

Pues la mejor imagen la tengo siendo presidente de LaLiga. Y ha sido reciente. Fue en el último concurso de los derechos audiovisuales.

¿Qué me dice?

Había mucha presión y tensión durante años y ha sido el momento casi más importante para garantizar la solvencia económica de todos los clubes profesionales y para asegurar las ayudas a las RFEF, al fútbol aficionado, a otros deportes… Para mí es muy importante cuando abres el sobre en cuestión y se ven esos importes.

¿Le alegraron más los alirones de su Madrid (33) o el ascenso del Huesca?

El ascenso del Huesca.

¿Quién es el mejor futbolista que ha pasado por LaLiga?

Messi.

¿Y el entrenador que más le ha marcado?

Me lo pone muy difícil, porque hay bastantes. Pese a sus cosas, Guardiola. Creo que ha dejado y sigue dejando un gran poso en el fútbol español.

"Messi es el mejor jugador que he visto y Guardiola, pese a sus cosas, el mejor entrenador"

Con ese "pese a sus cosas”, ¿habla de temas políticos?

Sí. No podemos catalogar a un músico o a un buen escritor según sus ideas políticas o su forma de pensar. Me ha preguntado por un entrenador y creo que él es el mejor. No soy sectario en ese aspecto.

Ha tenido que tratar con muchos presidentes estos años. ¿Hay alguno ejemplar que lo ponga por ahí como modelo?

Hay muchísimos. No puedo quedarme con uno en concreto. Cada uno tiene sus particularidades. En los últimos años la mayoría son ejemplares.

¿Se siente valorado por ellos como presidente?

Sí. Muy valorado. Para mí eso es muy importante. Son muy exigentes y quieren resultados, y ahí están los datos de crecimiento. Muchos de ellos me han felicitado por lo logrado durante estos años.

Hay quien recordará como una imagen de LaLiga en estos 90 años, a nivel institucional, aquel gancho de Gil a González Fidalgo en una Asamblea. ¿Sigue habiendo tantas tensiones entre dirigentes?

Ya no hay tensiones.

¿Seguro?

Sí. Y tiene su razón de ser. Todos los clubes tienen una gran estabilidad económica y ya no se habla de riesgo deportivo. Esa tensión, antes, era habitual. En el pasado, los descensos o el hecho de no conseguir los objetivos te llevaban a la ruina económica. La tensión era terrible cada día. Ahora puede haber disgustos deportivos, pero no una catástrofe.

¿Sabe dónde se celebró la primera reunión de LaLiga como institución (antes LFP) el 30 de diciembre de 1983?

No recuerdo bien. Sé que no fue en nuestra primera sede. Igual en algún hotel...

Fue en la sede de la RFEF.

(Risas). Es probable.

Qué tiempos, ¿no?

Es que LaLiga pertenece a la RFEF por la Ley del Deporte como una institución independiente. Las cosas cambian...

Ahora se esperan movimientos importantes en la organización que usted dirige. En diciembre se irá Javier Gómez, actual director general corporativo y persona clave en el control económico. ¿Sabe ya quién le va a sustituir?

Javier Gómez es insustituible. Por sus conocimientos y por su gestión interna y externa. El cambio no será un recambio exacto para ese puesto. La figura del director general corporativo seguirá existiendo, pero reestructuraremos el organigrama bajo esa figura. Lo estamos haciendo con el propio Javier Gómez. En su momento se anunciará.

¿No estará esperando a que Piqué cuelgue las botas?

(Risas). No sé... Piqué ha demostrado que hay jugadores de fútbol que hacen muchas más cosas y no hay que reprocharle nada. Hay jugadores que hacen unas cosas y él se dedica a sus negocios, además de a jugar muy bien al fútbol, pero podría dirigir algún área de las de LaLiga perfectamente.

"Piqués podría dirigir perfectamente algún área de LaLiga"

¿Podría estar usted en LaLiga sin ser presidente como ya deslizamos aquí en 2018?

Sí. Bueno... La presidencia es lo de menos. Soy un CEO al uso en una compañía mercantil donde gestiono una gran empresa con unos grandísimos accionistas que son los 42 clubes representados. Ser presidente es una circunstancia por los estatutos, pero yo me considero más como un CEO. Así funciono en mi día a día.

Ya falta menos para las elecciones a la presidencia.

El mandato de cuatro años actual creo que es hasta el 10 octubre de 2020.

¿Y medita adelantarlas?

No he reflexionado sobre ello. Como trabajo como CEO mis objetivos ahora son otros. Ir a China, negociar en EEUU como he hecho estos días...

Usted tiene 57 años y la jubilación está marcada por ahora en los 67. ¿Se ve recibiendo como presidente otro premio como éste por el centenario?

No lo veo, la verdad. Sí que me veo algunos años más trabajando en este momento crucial que estamos viviendo, con la reforma de las competiciones europeas, con las competencias que la Federación quiere quitar a los clubes, con el tema de los derechos que hay que vender para el siguiente trienio… Estaré algunos años más dirigiendo esta transformación, pero para el centenario creo que sería mucho.

La intrahistoria:

'El gol de 'Pitus' ahora sería tuiteado en 18 idiomas'

LaLiga que arrancó el 10 de febrero de 1929 con un Español-Real Irún (3-2, con Pitus como primer goleador) poco tiene que ver con la actual. Pese a que la primera edición y la última las ganó el Barça. 87 campeonatos después (no se jugaron tres años por la Guerra Civil), la metamorfosis no sólo se ha producido porque se haya pasado de 10 equipos a 20, por la capacidad e imagen de los estadios, por el reglamento, por el balón o por la anulación del juez de gol y la introducción del VAR. Más bien ha sido por su crecimiento económico, por su expansión de marca y por su influencia mundial. Un dato lo resume: LaLiga, competición que el Madrid ha ganado más veces y que sólo nueve clubes han conseguido, ya se ve en 200 países en directo con una audiencia global que en sólo cuatro años, debido al cambio de los horarios, se ha multiplicado por tres (de 1,2 billones a más de 3 billones).

LaLiga ha pasado de ser una organización cuya primera sede tenía dos plantas y 40 empleados, a la actual, con 7 plantas y 600 trabajadores distribuidos en España y en las 9 oficinas y 41 delegaciones del extranjero. Este crecimiento se ha debido en parte a los ingresos totales (4.479 millones este año), a la reducción de la deuda (ya no se debe a Hacienda) y a los derechos audiovisuales. En 2014 los ingresos por la tele eran 860 millones y ahora, 2.100. A nivel internacional se ha pasado de los 260 (30%) a los 900 (42%). LaLiga ya no es sólo una institución nacional, sino un fenómeno mundial. Que sus redes sociales se traduzcan actualmente a 18 idiomas es únicamente una señal.