HUESCA

La mejoría lejos de El Alcoraz obsesiona a Míchel

El Huesca solo ha sacado siete puntos de 24 posibles a domicilio. El inicio de los partidos y el balón parado centran la preocupación azulgrana.

El Huesca celebra un gol durante su partido en casa contra el Elche.
javier navarro DIARIO AS

La Sociedad Deportiva Huesca tiene dos caras muy diferentes. Por un lado, en El Alcoraz son un equipo dominante que ha sacado 22 puntos de 27 posibles, mientras que a domicilio los números se quedan en siete puntos logrados de 24 disputados. Los azulgranas son intratables en su estadio y frágiles a domicilio y Míchel quiere mejorar la versión de su equipo cuando juega como foráneo.

Los datos apuntan a dos motivos que han sido claves en las cinco derrotas a domicilio, la falta de intensidad en los primeros minutos de los partidos y la fragilidad defensiva en el balón parado. Las derrotas en el Estadio de los Juegos del Mediterráneo ante el Almería, en el Anxo Carro del Lugo y en el Fernando Torres frente al Fuenlabrada, llegaron con goles en el inicio de los choques, todos antes de los 15 minutos. El entrenador madrileño habló tras la derrota de Fuenlabrada, y explicó en su comparecenia que su equipo había salido `muy frío´.

El juego a balón parado es el talón de Aquiles del equipo de Míchel, que es el menos goleado de la categoría. Ocho de los 13 goles encajados esta temporada han llegado en este tipo de jugadas, pero especialmente llamativos son los números fuera de casa, donde el 70 por ciento de los tantos recibidos han venido provocados por la estrategia de los rivales.

En ataque, los azulgranas tampoco han estado finos, son el segundo equipo que menos goles marca como foráneo, en los que la falta de puntería ha sido clave, con 91 tiros y solo seis goles anotados. Unos registros que han servido para que Míchel sacara dos victorias (Las Palmas y Extremadura) y un empate (Tenerife). En los tres encuentros en los que los oscenses han puntuado, los altoaragoneses lograron dejar su portería a cero. Datos que maneja el entrenador y que a lo largo de esta semana intentará usar para dar con la tecla para que su equipo funcione también a domicilio.

Dos entrenamientos a puerta cerrada.

El Huesca de Míchel realizará cuatro entrenamientos para preparar el partido del próximo sábado en Santo Domingo ante el Alcorcón. El técnico ha programado dos sesiones a puerta cerrada para intentar solventar los problemas a domicilio de su equipo. El preparador estará atento a los problemas físicos de Raba, que se perdió el último choque por una lumbalgia y recuperará a Ivi, que ya completó la pasada semana dos entrenamientos.