Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
Euroliga
B. Munich MUN

-

Zenit San Petersburgo ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Milan MIL

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Heerenveen Heerenveen HEE

-

Willem II Willem II WII

-

PORTUGAL

El Oporto se blinda ante el Atlético y pone a Fábio Silva la cláusula más alta de Portugal

El joven delantero de 17 años es uno de los futbolistas que seguía de cerca el club rojiblanco, pero Pinto da Costa se ha encargado de que sea el más caro de la liga portuguesa.

Quizá a mucha gente no le suene, pero Fábio Silva es uno de los jóvenes talentos con mayor proyección del fútbol portugués. Tiene 17 años y ya sabe lo que es jugar con el primer equipo del Oporto, tanto en el campeonato nacional como en la Europa League.

Hasta ahora había entrado en ocasiones como suplente a excepción de la Copa de Portugal y de la Allianz Cup, pero ya en la última jornada ante el Boavista se le pudo ver casi todo el partido. El chaval apunta maneras y aunque acumula 104 minutos en la liga portuguesa repartidos entre muchos encuentros, ya sabe lo que es marcar (en la Copa anotó otro tanto). Además, ha pasado por todas las categorías inferiores de Portugal hasta llegar a la Sub-19.

En el Oporto saben del potencial de este chico y del interés del Atlético de Madrid en ficharle. No hace un mes se supo que el club rojiblanco le seguía, momento en el que todavía tenía una cláusula de rescisión de 25 millones de euros. Pero ayer, en una gala de premios, el presidente Pinto da Costa anunció que han llegado a un acuerdo para renovar a la perla lusa.

Todavía no se sabe hasta cuándo firmará (su contrato expiraba en 2022 antes del pacto entre jugador y presidente), pero Record adelanta que su cláusula de rescisión será la más alta que haya tenido ningún otro jugador de la historia del fútbol portugués: 125 millones de euros (hay que recordar que João Félix tenía una cláusula de 120 millones a pesar de que el Atlético acabase pagando 126 millones).

De este modo, Pinto da Costa piensa sacar provecho una vez más de sus jugadores en caso de que vengan a comprarles desde fuera, vendiendo a sus mejores futbolistas a precios desorbitados a pesar de que aún no podamos hablar de un delantero contrastado.