BETIS

Rubi suspira: el Valencia es un resucitador de técnicos del Betis

Con Rubén Castro siempre de protagonista, salvó a Pepe Mel en la 2011-12 y alivió a Juan Merino (2015-16) y Gustavo Poyet (16-17). El catalán se la juega.

Rubi suspira, porque Betis ha resucitado gracias al Valencia tres veces en los últimos tiempos, con Pepe Mel, Juan Merino y Gustavo Poyet salvados.
Marcelo del Pozo REUTERS

Más de tres años hace que el Betis no gana al Valencia, cuando lo logró en Mestalla el 11 de septiembre de 2016 (2-3), pero el conjunto ché se ha convertido en los últimos años en el mejor resucitador de los verdiblancos cuando estos se encontraban moribundos, como ocurre ahora mismo con Rubi, que se juega el puesto la próxima jornada de Liga. Aquel último triunfo, por ejemplo, significó el primero de la corta y controvertida etapa con Gustavo Poyet al frente del banquillo bético, en la 16-17.

El Betis había caído estrepitosamente ante el Barcelona en la primera jornada (6-2) y luego empatado en casa ante el Deportivo (0-0). Ya había cierto runrún sobre la figura del técnico uruguayo pero dos goles de Rubén Castro y otro de Joaquín le dieron algo de crédito.

LaLiga Santander

Clasificación PTS PG PE PP
16Mallorca 14 4 2 7
17Betis 13 3 4 6
18Celta 9 2 3 8
Clasificación completa
Próximos partidos
Betis - Valencia S-23/11 16:00
Mallorca - Betis S-30/11 18:30
Betis - Athletic D-08/12 14:00
Calendario

*Datos actualizados a fecha 16 de noviembre de 2019

Pocos meses antes, Juan Merino también obtuvo ante el Valencia. la primera victoria de su segunda etapa como entrenador del Betis. El linense había sustuido a Pepe Mel para cosechar antes dos empates, en Villarreal y contra el Real Madrid, y una derrota en San Sebastián. Otro gol de Rubén Castro (1-0) en el Villamarín daba un respiro a entrenador y directivo.

Pero para respiro el del propio Pepe Mel, sentenciado como parece Rubi si no ganaba en la jornada 16 de la 2011-12. Cuatro victorias al inicio habían aupado al liderato a un Betis recién ascendido y nueve derrotas y un empate en las siguientes 10 jornadas le colocaron el 17º en la tabla. Al llegar al descuento el Betis perdía 0-1 y dos goles (cómo no) de Rubén, el gran salvador, pusieron boca abajo Heliópolis y salvaron la cabeza del entrenador madrileño en la que estaba siendo su primera etapa como entrenador del Betis.