PONFERRADINA

La base de Segunda B sostiene a la Ponferradina

De los once jugadores más utilizados por Bolo en el primer tercio de la temporada, ocho estaban en el equipo que logró el ascenso a Segunda.

0
La base de Segunda B sostiene a la Ponferradina
LUIS DE LA MATA DIARIO AS

El buen inicio de competición de la Ponferradina, que ocupa la séptima plaza de LaLiga SmartBank cuando ya se han disputado un tercio de las jornadas, viene determinad, entre otros factores, por la inercia positiva con la que el equipo de Jon Pérez Bolo finalizó la pasada temporada. No en vano, más de la mitad de la plantilla blanquiazul está formada por jugadores que el año pasado consiguieron el ascenso a Segunda y el técnico ha seguido confiando en ellos en estos primeros partidos.

De los once futbolistas más utilizados por Bolo en las 14 jornadas de Liga, ocho ya estaban en la Deportiva el año pasado: Óscar Sielva, Son, Isi, Kaxe, Manu García, Larrea, Yuri y Trigueros. La lista la completan tres fichajes: Russo, Pablo Valcarce y Nacho Gil. Los casos de Son y Sielva son los más paradigmáticos, puesto que ambos han disputado todos los minutos hasta la fecha, con Isi muy cerca. Russo, que sólo se ha perdido un partido, es el fichaje que más ha jugado esta temporada, con 13 encuentros completos.

Salvo en las dos últimas jornadas, en las que Caro le ha arrebatado el puesto a Manu García, la llamada columna vertebral del equipo ha estado formada por los jugadores que lograron el ascenso: Son, Ríos Reina y Trigueros o Yac son fijos en defensa, con Larrea y Óscar Sielva como pareja inamovible de mediocentros e Isi en la banda derecha. Arriba, Yuri y Kaxe se reparten las tareas ofensivas.

La principal preocupación viendo estos números puede estar en que, si bien los futbolistas blanquiazules llegados de Segunda B están demostrando con creces su calidad para jugar en la categoría superior, está por ver cómo afecta al rendimiento físico el hecho de no haber tenido más que dos semanas de descanso en verano.

La Deportiva logró el ascenso por el camino largo, jugando el partido definitivo el 29 de junio, y el 15 de julio comenzaban los entrenamientos. La entrada de nuevos jugadores en el equipo que hasta el momento no han disfrutado de tantos minutos se antoja necesaria para mantener un ritmo que, hasta el momento, mantiene a los bercianos en la zona tranquila de la clasificación.


Vuelta al trabajo con toda la plantilla

La Deportiva volvió este martes a los entrenamientos después de tres días de descanso (el lunes hubo una sesión voluntaria) con la buena noticia para Bolo de disponer de todos sus jugadores para preparar el partido contra el Racing de Santander que se juega este domingo en El Sardinero.

El central argentino Fabián Noguera, que estuvo en el dique seco las últimas seis semanas por lesión, trabajó junto al resto del grupo sin aparentes problemas y será el técnico el que decida si entra en la lista de convocados para viajar a tierras cántabras.

Esta es la primera semana de competición en la que Bolo puede contar con la plantilla al completo para preparar un partido, toda vez que Buenacasa, lesionado en un amistoso de pretemporada ante el Deportivo a principios de agosto, se reincorporó al trabajo hace un par de semanas. De este modo, el técnico deberá hacer hasta ocho descartes para conformar la convocatoria definitiva para el próximo partido, en el que los blanquiazules buscarán la tercera victoria consecutiva después de las logradas ante el Rayo Vallecano y el Málaga.

El que no se podrá sentar en el banquillo será el preparador físico de la Ponferradina, Tiago Moutinho, que fue expulsado en el partido del pasado viernes ante el Málaga por protestar una decisión del árbitro.