Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes
Espanyol ESP
1
Marc Roca 30' (p)
Valencia VAL
2
Parejo 68' (p), Maxi Gómez 79'
Final

ESPANYOL - VALENCIA

Vargas y Rodrigo, guías en busca del gol y la brújula

El Espanyol busca la primera victoria en el RCDE Stadium (Movistar +, 13:00) ante un Valencia en cuadro que también tiene urgencias en LaLiga.

Matías Vargas.
GORKA LEIZA

Un Espanyol en descenso y un Valencia en tierra de nadie se citan en un RCDE Stadium de rebajas, donde todos los visitantes salen con el triunfo (sigue el partido en directo en As.com). Los caminos de ambos clubes son paralelos: vivieron un curso pasado de éxito, han cambiado ya al entrenador, sus propietarios no invirtieron lo que se reclamaba desde dentro y en Europa están encontrando más consuelo que en una Liga en la que siguen avanzando a trompicones.

En los momentos de urgencias, el balón se le da a los líderes. Vargas es el jugador más desequilibrante de un Espanyol que lo necesita y que llega de ser goleado en San Mamés. El equipo perico se ha adaptado al 3-5-2 de Machín, pero en cambio le urge el gol y que sus mejores futbolistas den un paso adelante. El argentino, internacional absoluto, espera que todo su dinamismo se traduzca en números y su efecto en el campo no sea como el de una gaseosa. El técnico soriano introduciría novedades. Pedrosa y Ferreyra pueden volver a la titularidad.

Delante, un Valencia que llega con numerosas bajas pero que mantiene su peligrosidad. La de Coquelin, que estaba sujetando al equipo defensivamente, es la más delicada. El equipo espera encontrar a su guía, Rodrigo, que solo acumula un tanto en LaLiga pero que tiene la brújula de un Valencia al que no le están acompañando los resultados y se muestra vulnerable atrás. Con un Espanyol que solo acumulará un jugador en los costados, las bandas chés, con Cheryshev y Ferran, pueden ser determinantes en el ataque visitante. Roca y Parejo también pugnarán por la manija, presente y futuro de la Selección. Noviembre se abre con un partido que puede abrir la herida de un equipo. Los tiempos cambian en cuestión de meses.