LUDOGORETS - ESPANYOL

Víctor Barrios, el gaditano que cuida del águila Fortuna en Razgrad

El cetrero gaditano explica que esta ave tiene seis años y puede "ver las letras de un periódico a 500 metros".

Víctor Barrios, el gaditano que cuida del águila Fortuna en Razgrad

Víctor Barrios Barnabé nació en Cádiz y es el hermano de Juan, el halconero que introdujo el símbolo del águila en el Benfica en 2003 y que ya se ha expandido a otros clubes como el Lazio y ahora el Ludogorets. La presencia del ave es habitual en los encuentros de Liga pero no en los de Europa, aunque según algunos miembros del cuerpo técnico puede estar disponible por si sale a última hora. Desde hace ya varias campañas, Fortuna, así se llama, es la mascota de un club que ha asumido este símbolo en la Liga doméstica.

"Este tipo de águila de naturaleza se alimenta del zorro ártico y la liebre ártica porque vive en zonas muy frías. Es muy difícil hacerle volar en el estadio, sobre todo porque las águilas cuando cae la luz del sol necesitan el aire caliente para sustentarse, porque son muy pesadas, pesan casi seis kilos. Lo más impresionante de este tipo de aves es la visión. Un águila de estas puede ver las letras de un periódico como nosotros aproximadamente a 500 metros y por ese motivo a veces el vuelo también se complica porque ve con detalle todo lo que ocurre en la bancada del estadio. Mi corazón ya es también verde como el Ludogorets", comentó el cetrero.

Barrios ya es uno más del Ludogorets y se siente totalmente integrado en la vida y la cultura de Bulgaria: "Me encanta la cultura, porque encuentro mucha paz en ella y también historia, me gusta su gente por su naturalidad y humildad. Este es un águila calva que tiene ahora seis años, un águila de este tipo puede llegar a vivir hasta 80 años por lo tanto tenemos a Fortuna en el estadio durante muchos años más".

A la espera de si Fortuna salta o no al césped, el Espanyol, que ha salido esta mañana a dar una vuelta por una Razgrad que prepara sus elecciones (este fin de semana se celebran las autonómicas y por eso la jornada de LaLiga se pospone al martes y miércoles), está pendiente de Naldo Gomes, que sufrió ayer una gastroenteritis y tiene muy difícil participar. Su baja comportaría que el equipo tengo que improvisar otro central, ya sea Javi a López o Dídac Vilà.