Competición
  • Europa League
  • Euroliga
Euroliga
Khimki Moscú KHI

-

Alba Berlin ALB

-

Fenerbahce FNB

-

Anadolu Efes IST

-

Maccabi TEL

-

CSKA CSK

-

REAL MADRID

Mbappé es el objetivo galáctico del Real Madrid para 2020

El club blanco considera que el crack francés del PSG, de sólo 20 años, es la prioridad y el gran fichaje estratégico de cara a la próxima década.

EI pasado martes los WhatsApp de los teléfonos móviles de la planta noble del Bernabéu echaban humo. Desde el presidente hasta sus colaboradores de máxima confianza. "¿Has visto la exhibición de Mbappé?", "en medio tiempo ha hecho un hat-trick al mismo Brujas que a nosotros nos puso contra las cuerdas en el Bernabéu", "este es el fichaje que pondría en pie a la afición y encima tendría cuerda para diez años como mínimo...". No exageraban. Mbappé saltó al césped del estadio Jan Breydel de Brujas poco después del descanso. No fue siquiera titular. Pero en 38 minutos hizo lo que muchos no logran ni en cinco partidos seguidos. Dibujó ante los belgas el hat-trick perfecto: el primero de cabeza, el segundo con la derecha (tras sortear a un zaguero y al portero en el mismo regate) y el tercero, con la zurda. Un registro sólo al alcance de los elegidos.

Florentino Pérez tiene claro desde hace tiempo que el único jugador que puede ser franquicia como lo fue en su día Cristiano, o anteriormente Zidane o Ronaldo, es este talento francés de sólo 20 años. La complejidad de la operación es evidente. El PSG no es un club vendedor ni lo necesita (que se lo digan al Barça con lo sucedido este verano con Neymar), pero las buenas relaciones de Florentino con Al-Khelaifi ayudarían a sentarse en la misma mesa.

Cierto que la operación se iría a 300 millones de euros, pero el club ha valorado que este verano ha sido exactamente ese el gasto en refuerzos y a la hora de la verdad sólo ocupan la titularidad con Zidane los 100 invertidos en Hazard. Los 203 millones pagados por Jovic (60), Militao (50), Mendy (48) y Rodrygo (45) son carne de banquillo en la mayoría de partidos. El presidente desea recuperar su 'vía galáctica', que tan buenos resultados le dio en su primera etapa: Figo en 2000 (60 millones), Zidane en 2001 (72), Ronaldo en 2002 (45) y Beckham en 2003 (25). 

La postura de Mbappé, clave

El primer factor a favor de la 'Operación Mbappé' lo alimenta el propio jugador francés. Está quemado con su entrenador. Tuchel le dejó en el banquillo de los suplentes ante el Brujas y eso le sentó muy mal: "Quería comenzar el partido. Pensé en salir de inicio. Quería volver a demostrar que es difícil prescindir de mí...". Ya al término de la temporada pasada tuvo otro roce dialéctico con el técnico alemán, cuando este le dejó, en el tramo final de la Ligue 1, un par de partidos en el banquillo que le alejaron de Messi en la lucha por la Bota de Oro. El argentino la ganó con 36 goles y Kylian se quedó a sólo tres (33).

Mbappé lanzó el órdago en la gala anual de la Ligue 1 tras acabar el campeonato: "Quizás sea el momento de tener más responsabilidades, si es en el PSG, sería un gran placer, o quizás en otro lugar con un nuevo proyecto". Tuchel recogió el guante en plan retador: "Él tiene grandes metas y mucha confianza y decidió hacer este discurso. Es muy inteligente y sabe lo que está haciendo y, por otro lado, está invitado a asumir la responsabilidad. Se invita a cada jugador a hacerlo. No es necesario pronunciar un discurso para eso. Es un tipo especial, quiere marcar, marcar, marcar... y tener todos los trofeos posibles. Los tipos así son especiales y tenemos que aceptarlo. No estoy enojado...".

El Madrid asiste a ese pulso con cautela y respeto. El silencio es el mejor aliado para ver cumplido su sueño de traer a Mbappé al Bernabéu. El día 26 de noviembre jugará el chaval en el Bernabéu con el PSG en la fase de grupos de la Champions. Un nuevo escaparate en el que Kylian querrá demostrar lo que vale ante el que puede ser su futuro equipo a partir del próximo verano. Mbappé ya quiso venir en 2017. Ahora está más hecho como jugador y como persona. Sus caminos están condenados a cruzarse. El Madrid le espera...