Competición
  • Clasificación Eurocopa

INTERNACIONAL

¿Qué fue de Henrik Larsson, el leopardo sueco que jugó en el Barça?

El delantero sueco estuvo dos temporadas en el FC Barcelona y ganó la Champions League. Pasó por ocho equipos durante su carrera y, ahora, ha cambiado el césped por los banquillos.

¿Qué fue de Henrik Larsson, el leopardo sueco que jugó en el Barça?

Apenas comenzaba el verano futbolístico del 2004 (30 de junio), cuando un experimentado delantero sueco llegaba al Barcelona para reforzar la plantilla del conjunto culé. Henrik Larsson llegaba a la liga española después de hacer historia en el Celtic y firmaba dos temporadas con el Barça. Tras su retirada, en 2009, decidió irse al otro lado y convertirse en entrenador.

Henrik Edward Larsson (Helsingborg, Suecia, 20 de septiembre de 1971) fue un delantero sueco que jugó en ocho clubes a lo largo de su carrera deportiva, que duró 21 años. Su paso por el Barcelona fue irregular. La primera temporada la pasó, en su mayor parte, alejada de los terrenos de juego, pero en la segunda fue importante asumiendo el rol de delantero suplente saliendo desde el banquillo.

Larsson comenzó su carrera en el Högaborgs BK, uno de los equipos más humildes del país escandinavo. Debutó con tan sólo 17 años y, apenas un año después, fichó por el Helsingborg, club de su cuidad que por aquel entonces militaba en la Segunda División Sueca. Allí consiguió el ascenso a la Allsvenskan y llamó la atención de los ojeadores del Feyenoord. En el conjunto holandés estuvo cuatro temporadas en las que no se acabó adaptando a la vida en un país diferente al sueco. Además, Larsson se vio perjudicado por varios cambios de entrenadores en el equipo y la política de cambios durante los partidos del club neerlandés.

En el verano de 1997 tomó la decisión de abandonar el Feyenoord y firmar por el Celtic escocés. Quizás una de las mejores de su vida. En el equipo católico jugó siete temporadas y, en eis de ellas, anotó al menos 33 goles. El Celtic fue el equipo que vio crecer y madurar futbolísticamente a un Henrik Larsson que desató su instinto goleador y fue el máximo anotador de la liga escocesa durante esas seis temporadas. Sus buenas actuaciones repercutieron en su papel en la selección, lugar en el que entabló una buena amistad con Zlatan Ibrahimovic. Ganó cuatro ligas escocesas, dos copas de la liga y dos copas. Fue votado, por los aficionados, como el mejor delantero no-escocés de la historia del Celtic.

Ver esta publicación en Instagram

Great being back in Paradise! @broony08

Una publicación compartida de Henrik Larsson (@thehenriklarsson) el

Tras abandonar Glasgow, firmó por el Barcelona un contrato de dos años (1+1 opcional) en el verano de 2004. Llegó a coste cero y durante sus dos temporadas en la Ciudad Condal logró 19 goles y 6 asistencias en 69 partidos. Anotó un gol en Champions League con el Celtic y, dos meses después, se rompió el ligamento anterior cruzado y el menisco ante el Real Madrid. En la temporada siguiente (2005/20006), Larsson se convirtió en un suplente de lujo para Samuel Eto'o.

Jugador ejemplar que siempre aportaba cosas diferentes cuando Frank Rijkaard le sacaba al terreno de juego. En diciembre de 2005, anunció que rechazaba la renovación que le ofreció Joan Laporta y se volvía a Suecia. Ronaldinho, cuando lo anunció el sueco, fue claro: "No sólo perdemos a un gran goleador, yo pierdo a un gran amigo. Henrik fue mi ídolo y jugar junto a él ha sido fantástico". Antes de marcharse, Larsson realizó un último gran servicio al conjunto azulgrana. En la final de la Champions League de 2006 ante el Arsenal salió desde el banquillo cuando el partido estaba 0-1 en contra para el Barça y dio dos asistencias (a Eto'o y a Belletti) para que su equipo levantara la orejona.

Tras abandonar el Barça, Henrik Larsson se marchó al Helsingborgs para finalizar su carrera. Allí estuvo tres temporadas en las que anotó 38 goles en 84 partidos. Entre medias, en enero de 2007, se marchó cedido tres meses al Manchester United, que andaba corto de efectivos. A pesar de estar únicamente tres meses, periodo de vacaciones en la liga sueca, cayó de pie en el conjunto inglés y fueron varios compañeros y miembros de la directiva los que le pidieron que se quedase, al menos, hasta final de temporada. Sir Alex Ferguson fue claro cuando se marchó: "Hubiéramos deseado que se hubiese quedado, pero hizo una promesa a su familia y a su equipo de volver. Y lo tenemos que respetar. Hubiera hecho todo lo que hubiese podido para que se quedase".

SPAIN SOCCER

El propio Larsson, en declaraciones recientes al Manchester United, se mostró algo arrepentido de haberse marchado: "Lo único que lamento de mi carrera es no haberme quedado más tiempo. Debería haberme quedado todo el año porque estoy seguro de que me habrían renovado".

Una gran carrera internacional con Suecia

Henrik Larsson anotó 37 goles en 106 partidos con la selección sueca. El delantero anotó su primer gol en su debut, el 13 de octubre de 1993, en la clasificación para el Mundial ante Finlandia (3-2). A sus 23 años fue llamado para el Mundial de Estados Unidos 1994, en el que quedó tercero con la selección de Suecia firmando la mejor actuación de los escandinavos en la historia de las Copas del Mundo. Además, Larsson participó en otros dos mundiales (2002 y 2006) y en tres Eurocopas (2000, 2004 y 2008). Anotó nueve goles en esos seis campeonatos con su equipo nacional.

Una mala experiencia en los banquillos

Después de colgar las botas, el jugador sueco decidió emprenderse en la aventura de dirigir a los equipos desde el banquillo. Ha dirigido a tres equipos suecos durante los últimos siete años (Landskrona, Falkenberg y Helsingborg en dos etapas diferentes). Su última etapa en el equipo de su ciudad ha acabado de manera accidentada. Después de seis partidos sin ganar (cinco derrotas), entre ellas una ante el Oskarshamn de tercera división en Copa, Larsson dimitió tras los insultos que tuvo que "soportar durante varios días", tal y como comentó el Helsingborgs en su web.

Pero, quizás, la experiencia más traumática la vivió en la temporada 2015/2016. El Helsingborg entrenado por Henrik Larsson descendió en casa en un partido dramático de repesca ante el Halmstad tras empatar a uno en la ida. Jordan Larsson, delantero e hijo del entrenador, fue agredido por varios ultras de su mismo equipo al finalizar el encuentro. Los radicales se dirigieron al jugador, de 19 años, intentaron quitarle la camiseta y le asestaron varios golpes antes de que los miembros de seguridad del estadio le protegieran. "Es importante que se identifique a los que estaban en el campo y se les prohiba regresar", aseguró Henrik.

En las últimas horas, Henrik Larsson ha sido vinculado con el banquillo del Southend United. El equipo, que milita en League One, es penúltimo y busca entrenador tras su pésimo inicio de temporada (una victoria, un empate y diez derrotas). Gary Waddock es el entrenador interino y el sueco, que llegaría con Dirk Kuyt como segundo entrenador, ha sido pillado viendo al Southend en dos ocasiones esta temporada. Ron Martin, el presidente del club, ha afirmado que pronto tomará una decisión.