CELTA

1x1 del Celta: La pizarra de Escribá brilló más que el talento

Una jugada de laboratorio ejecutada por Denis, Mina y Aspas decantó el partido. Rafinha aún no ha encontrado su sitio. Okay y Lobotka se resarcieron.

Formación inicial del Celta en el partido disputado por el conjunto vigués contra el Athletic en Balaídos.
LALO R. VILLAR DIARIO AS

Rubén Blanco: Acertado en el único remate a puerta con intención del Athletic, un tiro de Sancet. Salidas valientes en los envíos a balón parado del conjunto bilbaíno. Ha dejado su portería a cero en tres de las ocho jornadas disputadas.

Hugo Mallo: Concentrado. Provoca el saque de esquina en el que llega el gol. Tiró de experiencia en los últimos minutos para que los segundos fuesen transcurriendo a favor de su equipo.

Aidoo: Un muro. No permitió que hubiese noticias de Williams en ataque. No se complicó con el balón como en la anterior jornada en Eibar.

Araujo: Gobernó el juego aéreo. Marcó territorio desde los primeros minutos con jugadores como Raúl García. Minimizó riesgos con el balón.

Olaza: Intenso. No tuvo demasiado trabajo en su banda con De Marcos. Cada vez que recibió en tres cuartos de campo, centró. Envíos con mucha intención que no encontraron rematador.

Okay: Renacido. Tras su mal partido en Eibar, Escribá le dio un voto de confianza y el turco respondió. Recuperó varios balones por su buen posicionamiento. Completó los 90 minutos por primera vez esta campaña.

Lobotka: Enchufado. En un partido muy áspero, no se lo pensó dos veces buscando conducciones para romper líneas. Fiable en el pase.

Denis: El más inspirado en ataque. Puso un buen centro a Aspas nada más empezar y sirvió un gran pase a Mina tras combinar con Rafinha antes del descanso. Le sobraron algunos intentos de regate, una vez más.

Rafinha: No encuentra su sitio. Se metió demasiado hacia el interior dejando vacía la banda derecha. Pese a estar incómodo, tiene tanta calidad que casi siempre genera algo cuando entra en contacto con el balón. Provocó cinco faltas.

Santi Mina: Otro testarazo decisivo. Ante el Espanyol sirvió para salvar un punto y esta vez para asistir a Aspas. Le costó combinar con sus compañeros. Mucho trabajo oscuro.

Iago Aspas: Se acabó la sequía. Antes del gol había tenido dos buenas ocasiones, un cabezazo que se marchó fuera por muy poco y un remate raso muy peligroso al que reaccionó con acierto Iñigo Martínez. El moañés no se desesperó y mantuvo la cabeza fría para sorprender a la zaga visitante en el gol.

Brais Méndez (entró por Rafinha): Inspiración desde el banquillo. El equipo atacó más ordenado con el mosense sobre el césped. Dejó toques de calidad que desesperaron al Athletic en los últimos minutos.

Pape Cheikh (sustituyó a Lobotka): Cambio para cerrar el partido. El balón estuvo poco juego desde que entró el canterano. Dio un pase.

Fran Beltrán (suplió a Denis): Entró en el minuto 88 para impedir las subidas de Capa. Actuando en la banda izquierda solo tuvo tiempo para tocar un balón.