Competición
  • Clasificación Eurocopa

CELTA DE VIGO

A Pape se le resiste una oportunidad en el once

Es el único fichaje de este curso que aún no ha sido titular. El pivote tan solo ha tenido minutos en cinco partidos entrando como revulsivo.

Pape Cheikh en el partido ante el Real Madrid en Balaídos.
Soccrates Images Getty Images

EI revulsivo más utilizado por Fran Escribá en lo que va de temporada no es ningún delantero. Pape Cheikh ha salido cinco veces desde el banquillo para aportar su poderío físico en la medular. Al entrenador céltico le gusta contar con el mediocentro en el tramo final de los partidos, pero no así a la hora de confeccionar la alineación. Al canterano se le resiste entrar en el once inicial y sigue esperando una oportunidad que ya han tenido los otros seis fichajes.

Cinco veces titular en la Ligue1 durante sus dos años en el Olympique de Lyon, Pape decidió regresar este verano al Celta. El 15 de agosto se incorporó a los entrenamientos y 48 horas más tarde debutó ante el Real Madrid. Desde entonces ha acumulado 96 minutos, repartidos en cinco apariciones. Frente al Sevilla y al Espanyol se quedó sin jugar.

Aunque no se trata de un pivote defensivo puro, el puesto en el once lo está disputando con Beltrán y con Okay. El madrileño, que mañana apunta a titular, ha sido el elegido por Escribá en cinco ocasiones para ejercer de escolta de Lobotka en la formación inicial. Su baja por sanción contra el Atlético la cubrió Okay y el entrenador volvió a decantarse por el turco el pasado domingo en Eibar. A Pape le corresponde, por el momento, el papel de tercera opción.

Lobotka desconoce la suplencia con Escribá

En la última jornada Escribá no quedó nada satisfecho con la actuación de sus mediocentros titulares en Ipurua. Antes de que se cumpliera el minuto 70, el técnico ya había cambiado por completo la sala de máquinas. Primero retiró a Lobokta y a continuación a Okay. El mal partido del turco lo condenará a estar mañana en el banquillo (o en la grada), pero a su pareja de baile en Eibar se le espera sobre el césped. Lobotka tiene el cartel de intocable con el entrenador valenciano. El eslovaco ha sido titular en los diecinueve partidos, doce de la pasada campaña y siete de la actual, que Escribá suma en el banquillo celtiña. No obstante, en los dos últimos lo ha sustituido antes del ecuador de la segunda parte. La confianza en el centrocampista de Trencin cotiza a la baja y, a diferencia del curso anterior, el cuerpo técnico maneja un plan B: colocar a Rafinha como mediocentro ofensivo. Una amenaza para Lobotka si no recupera su mejor versión.