Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores

CHAMPIONS LEAGUE

El Tottenham 2 –Bayern 7: un partido de récords

Los Spurs marcaron varios récords negativos en la historia del fútbol inglés en competición europea. Lloris logró un récord positivo.

El Tottenham vivió una noche difícil de calificar. Los Spurs llegaron perdiendo (1-2) pero vivos al descanso. Solo llevaban diez minutos sobre el verde cuando todo se torció, con una actuación sensacional del Bayern y, especialmente, de Serge Gnabry, que hizo un poker en poco más de media hora.

El partido dejó varios récords negativos para el Tottenham y también alguno positivo para los bávaros.

Un punto negro en la historia de los Spurs

Los Spurs vivieron la peor noche de su historia en y no es ninguna exageración. El Tottenham vivió en la noche del martes la peor derrota en casa en competición oficial. La primera catástrofe en la historia del nuevo Tottenham Stadium. Además, esta goleada supone un récord negativo a nivel nacional. Ya que ningún equipo inglés había perdido por tantos goles en territorio británico.

Si cabe algún consuelo para los fans del norte de Londres este miércoles es que la de anoche no fue su peor derrota en Europa. En 1995, el Colonia les ganó por 8-0 en la Intertoto.

Lloris también batió registros y no de goles encajados al convertirse en el portero francés que más partidos ha jugado en la Liga de Campeones.

El Bayern se convirtió en la bestia negra de Inglaterra

El Bayern también vivió una noche histórica a un nivel mucho más positivo que su rival. Los bávaros igualaron en sólo 90 minutos el resultado de una eliminatoria contra otro rival inglés, el Nottingham Forest al que le metió otro 2-7 pero en 180 minutos. Esta es la mayor goleada del Bayern a un conjunto inglés en competiciones UEFA.

Dentro del gran partido de todo el cuadro bávaro, Serge Gnabry fue el nombre propio por sus cuatro goles en 33 minutos. Por rápido que fuera, el alemán no consiguió marcar el póker más veloz de la historia de la Champions, récord que sigue en posesión de Cristiano Ronaldo. Aunque no rompió el récord del luso, si batió uno a nivel nacional. Como apunta Míster Chip, su doblete (goles en el 53 y en el 55) es el más rápido de la historia del Bayern y de Alemania en la Champions League.

Evidentemente, para lograr un triunfo tan abultado, el Bayern insistió una y otra vez sobre la portería de Lloris convirtiéndose en el equipo que más remató a puerta de lo que va de jornada.