REAL MADRID-BRUJAS

Courtois, para olvidar: pitos de la grada y cambiado en el descanso

El portero belga pudo hacer algo más en los dos goles del Brujas. El Bernabéu le silbó ostensiblemente cuando le llegó el balón. Se fue con mareos y problemas estomacales.

Día para olvidar el de Courtois. El portero belga recordará con muy poco cariño este partido ante el Brujas (precisamente, un equipo de su país natal) en la Champions League. El Madrid se fue al descanso perdiendo 0-2 con dos goles de Bonaventure (rarísimos ambos; el ariete hizo de los tropiezos un arma a su favor) y el portero pudo hacer más en las dos jugadas decisivas.

En la primera, salió sin medir bien y tuvo que regresar sobre sus pasos; luego tuvo mala suerte para detener el tiro de Bonaventure, ni el propio delantero supo cómo enganchó el remate, de forma accidental. En el segundo anduvo algo lento para achicar y Bonaventure, de nuevo, le despistó con una finta que le salió sin desearlo, trastabillándose y casi acabando en el suelo, aunque luego definió con mucha clase, picándola sobre el ariete.

Ambas acciones, unidas al rendimiento mejorable que el guardameta ha venido mostrando en pasadas semanas, le granjearon los silbidos de un Bernabéu que parece haber perdido la paciencia con él, en los inicios de su segunda temporada como jugador del Real Madrid. Tras el 0-2, cada balón que le llegó fue un suplicio para el belga, que para colmo no salió en la segunda parte.

Zidane tuvo que introducir a Areola tras el descanso debido, según fuentes del club blanco, a fuertes mareos y problemas estomacales de Courtois. Igualmente, Marcelo salió en lugar de Nacho por un posible esguince en la rodilla izquierda del canterano, pendiente de pruebas para verificar o descartar ese extremo.

Otro que también recibió pitos, aunque mucho más leves, fue Lucas Vázquez. El extremo intentó varias veces regatear y en casi todas falló en el momento de superar al rival, lo que desesperó a la grada blanca en ciertos instantes. Aun así, el de Curtis no dejó de intentarlo. Mejoró en la segunda parte pero a pesar de ello, en el minuto 66 cuando fue sustituido por Vinicius, volvió a escuchar bastantes silbidos.