Competición
  • Champions League

ALEMANIA

Un cultivador de vino ocupa el trono del fútbol alemán

Fritz Keller, hasta ahora máximo mandatario del Friburgo, ha sido nombrado presidente de la Federación Alemana (DFB).

Un cultivador de vino ocupa el trono del fútbol alemán
ARMANDO BABANI EFE

Fritz Keller es el nuevo líder de la federación alemana DFB. El mandamás del Friburgo fue elegido ayer nuevo presidente de la federación de fútbol más grande del planeta y hereda el puesto de Reinhard Grindel, que se vio obligado a dar un paso atrás después de que salieran a la luz ingresos adicionales que no había declarado durante su época en la federación. Keller no tuvo rival y fue elegido por unanimidad en el congreso electoral. "Es la hora de ponerse manos a la obra, atarse las botas y colocarse las espinilleras. Comienza el partido", fueron las palabras de un Keller lleno de ímpetu e ilusión.

Además de moderar el cambio de ciclo de una Mannschaft en crisis tras la prematura eliminación del último mundial, Keller, cultivador de vino de 62 años de edad, se verá obligado a afrontar numerosas tareas más que supondrán un reto en mayúsculas para la nueva cabeza visible del fútbol alemán. La reconciliación entre la sección profesional y la de amateurs, la construcción del nuevo centro de formación, la organización de la Eurocopa 2024 y el lavado de imagen de un órgano inmerso en numerosos escándalos a lo largo de los últimos años, son los principales desafíos de Keller durante sus tres próximos años de mandato.

Eso sí, después de su gran labor al frente del modesto, pero siempre estable y exitoso Friburgo cuenta con el apoyo de la mayoría de los pesos pesados del mundo del fútbol alemán. Dos de los primeros en transmitirle a Keller su apoyo fueron precisamente Karl-Heinz Rummenigge y Uli Hoeness, mandamases del poderoso Bayern de Múnich. La cúpula del campeón ve con buenos ojos su puesta de largo. "Es la persona adecuada para ejercer como presidente de la DFB", subrayó Rummenigge. Hoeness agregó: "Será un placer ayudarle en lo que podamos".

Joachim Löw, seleccionador de la Mannschaft y nacido en Friburgo como Keller, tampoco tardó en ofrecer su visión. "He notado que viene rebosando pasión. Se ha puesto grandes objetivos y tiene la energía necesaria para convertirlos en realidad. Estoy seguro que nos vendrá de lujo", explicó el máximo responsable del área deportiva que estuvo al borde del abismo en varias ocasiones a lo largo de los últimos meses. Mano a mano con Keller, Löw espera poder llevar a cabo su enésima revolución al frente de la Mannschaft y volver a colocar a la tetracampeona del mundo en la cima.