MALLORCA 0 - REAL SOCIEDAD 1

1x1 de la Real Sociedad: Ødegaard ya decide partidos

El noruego da su primera victoria a los txuri-urdin marcando su primer gol tras culminar una contra de libro.

0
1x1 de la Real Sociedad: Ødegaard ya decide partidos
LALIGA Europa Press

MOYÁ: De nuevo partido muy serio del balear, que es un seguro de vida bajo los palos por su solidez y sobriedad. Partido especial por su regreso a la isla que solventó con varias paradas de méritos que sostuvieron a la Real, especialmente en los primeros minutos de partido. El palo le salvó en la segunda parte del 1-0. Comenzó la jugada de la contra de libro del gol de la victoria.

ZALDUA: Sufrió con Lago Junior, especialmente en la primera parte, pero se recompuso tras el descanso. La ocasión de mayor peligro del Mallorca llegó por su banda en la segunda parte.

LE NORMAND: Impreciso en los primeros minutos, le buscaron la espalda con demasiada facilidad. Poco a poco se fue asentando hasta acabar ganando la partida a los delanteros del Mallorca. Fue amonestado de forma evitable tras el descanso, pero también recibió de lo lindo, en una de esas patadas le pudieron haber hecho penalti. Gran pase en largo a la espalda de la defensa antes del descanso con el que Oyarzabal pudo haber hecho el 0-1.

ZUBELDIA: No estuvo tan brillante como en Mestalla, pero salvó la papeleta de central con solvencia. Supo sobreponerse a su dubitativo comienzo de partido con su personalidad habitual. Cumple siempre, y aunque no sea central, es muy fiable. Su salida de balón es impecable.

AIHEN MUÑOZ: Partido muy sufrido del navarro, que cerró bien su banda y concedió muy poco a su par. Buen defensor, le faltó subir algo más. Cada día va a más y parece que la ‘amenaza’ de Monreal le lleva a enchufarse más.

ILLARRAMENDI: Le costó adaptarse al partido, pero enseguida se hizo con el mando de la medular cuajando una notable actuación y firmando mas de un 90% de acierto en pases. Cuando comenzó a conectar con Ødegaard, la Real se hizo dueña del partido.

MERINO: Vio una amarilla algo injusta demasiado pronto y eso le obligó a jugar con el freno de mano echado. No fue su mejor tarde, le costó conectar con sus compañeros de ataque.

JANUZAJ: Firmó una de la mejores ocasiones de la primera parte tras hacer un desmarque entre líneas en velocidad y servir a Oyarzabal que casi marca. Pero poco más aportó al ataque, demasiado poco para la calidad inmensa que atesora. Sustituido tras el descanso.

WILLIAM JOSÉ: No se puede negar que busca siempre la ocasión en ataque y que pelea por todos los balones, pero en Mallorca estuvo inédito. Ni un solo remate con peligro, lo que le llevó a ser sustituido tras el descanso.

OYARZABAL: Aportó menos de lo habitual en el juego asociativo, pero siempre ofrece alguna solución en ataque. Fue el realista más incisivo en el área del Mallorca antes del descanso, con un remate de cabeza y otro disparo al palo tras un gran desmarque en diagonal a la espalda de la defensa. Participó en la jugada del gol realista, como no podía ser de otra forma.

ØDEGAARD: El mejor de la Real y del partido, sin duda. Con sólo dos encuentros como realista ya es capaz de decidir resultados y dar victorias vitales como la de Mallorca, donde siempre se recordará que marcó su primer gol en Primera. Comenzó desconectado, pero tuvo la personalidad para darle la vuelta, y cuando empezó a entrar en juego a partir de la media hora de juego, el partido tuvo color azul y blanco. Lideró con brillantez el contragolpe del 0-1. Recibió de Oyarzabal, abrió a Portu y llegó a situación de remate. La definición, como lo que es, todo un crack.

ZURUTUZA: Primeros minutos de su última temporada en la Real. El principio del fin comienza en Mallorca, donde ayudó a dar poso al centro de campo realista.

ISAK: De nuevo salió para aportar al ataque realista. No tuvo ninguna opción clara de remate, pero sus galopadas imparables con el balón controlado dieron aire a la Real y forzaron faltas muy peligrosas. Buenos minutos, otra vez. Sigue llamando a la puerta de la titularidad.

PORTU: Su profundidad, garra, trabajo y velocidad los puso al servicio de la Real nada más salir, porque su debut como realista resultó crucial. Participó de forma clave en el contragolpe del triunfo de la Real. Carrera, recorte y pase de gol medido a Ødegaard. Primeros minutos muy esperanzadores.