ESPANYOL

El Stjarnan-Espanyol, un partido oficial libre de policía islandesa

No se necesitaron agentes, y eso que acudió incluso el presidente de Islandia. De hecho, sí hubo policía, pero catalana: dos Mossos acompañaron a la expedición perica.

El Stjarnan-Espanyol, un partido oficial libre de policía islandesa
Carlos MIra RCDE

Una agente tomando un helado con una sonrisa de oreja a oreja. Otro, haciendo ver que multa a un niño montado a su vez en un cochecito eléctrico. Son solo las dos imágenes más recientes, las primeras que aparecen, al abrir en la red social Instagram el perfil de la policía metropolitana de Reikiavik, Löreglan, pero a su vez un reflejo muy ilustrativo de lo que también se vio en Stjörnuvöllur, el estadio del Stjarnan, este jueves ante el Espanyol.

Si ya de por sí es complicado encontrar una patrulla en el centro más turístico de Reikiavik, directamente ni un solo policía islandés se personó en la instalación, y eso que registró un lleno (1.020 espectadores, con todas las entradas agotadas) y que coincidían en la grada, sin ningún tipo de separación, las aficiones de ambos equipos, con alcohol permitido. Un hecho especialmente singular, la ausencia de agentes locales, si se tiene en cuenta que en juego había una eliminatoria oficial de la Europa League, y que se sublima en el momento en que el presidente de Islandia, Guðni Thorlacius Jóhannesson, decidió personarse en el encuentro. No solo eso, sino que tras saludar a los jugadores en el césped se mezcló con los aficionados en la grada, sin mayor acompañamiento que un ‘steward’ privado del club local.

De hecho, si hubo en Stjörnuvöllur dos agentes, pero no de la policía islandesa, sino de los Mossos d’Esquadra de paisano. Concretamente, el coordinador de seguridad que trabaja con el Espanyol y otro efectivo de la unidad, acompañados por el director de seguridad del club, Antoni Guerra. Una presencia obligada por la UEFA en sus competiciones oficiales. Incluso en uno de los países más seguros del mundo.