Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Hoy en As
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Euroliga
FINALIZADO
B. Munich MUN

77

Zenit San Petersburgo ZEN

69

FINALIZADO
Asvel Villeurbanne AVI

89

Milan MIL

82

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
FINALIZADO
Heerenveen Heerenveen HEE

1

Willem II Willem II WII

2

GETAFE

Del infierno al cielo: el ataque azulón se labró en Segunda B

Enric Gallego, último gran fichaje para el ataque del Getafe, junto a Jorge Molina y Jaime Mata tuvieron un debut tardío en el fútbol profesional.

Jaime Mata, Enric Gallego y Jorge Molina. Los delanteros del Getafe que jugaron en Segunda B.

Primera División. El gran sueño de todo futbolista. Desde una edad bien temprana, muchos niños sueñan con lucir la elástica de su equipo y enfrentarse a los mejores del mundo. Sueños de oro. El fútbol nos ha acostumbrado a que aquellos que consiguen sus sueños lo hagan de una forma temprana, pero no siempre es así. Existen futbolistas que se han tenido que labrar su camino y han luchado por llegar a la élite.Sobre todo si miramos al ataque del Getafe. Jorge Molina, Jaime Mata y Enric Gallego no debutaron en el fútbol profesional siendo grandes promesas. Ninguno lo hizo antes de los 25 años. Incluso resulta curioso si tenemos en cuenta que el Getafe debutó en Primera solo 21 años después de su refundación.

Jaime Mata

Jaime Mata está viviendo las mieles del primer nivel del fútbol español. El delantero, tras ser el pichichi de Segunda División con el Valladolid firmó con el Getafe. Con los azulones ha cumplido una temporada de ensueño: 38 partidos, 14 goles y ha terminado en puestos europeos. Además, a sus treinta años ha conseguido debutar con la selección española.

No siempre fue así. Durante muchos años, Jaime Mata tuvo que mostrar sus goles en un fútbol muy diferente. Con 20 años, edad a la que algunos ya están considerados estrellas, jugaba en el Pegaso de Tercera División. En este club ni tan siquiera cobraba y tuvo que bajarse los pantalones junto a sus compañeros en señal de protesta.

FUTBOL 18/1915/03/19 PEGASO HUELGA PROTESTA BAJADA PANTALONES JAIME MATA PUBLICADA 16/03/19 NA MA04 2COL

Se marchó al filial del Rayo Vallecano con esperanzas de poder recalar en el primer equipo, pero no lo consiguió. A los 24 años firmó con el Lleida y fue un ídolo en el Camp d’Esports. Dos temporadas con los ilerdenses en las que marcó 14 y 15 goles. Cifras notables en Segunda B por las que el Girona puso sus ojos en él. Con 25 años, a pocos meses de cumplir los 26, se marchó al conjunto gerundense y por fin militaba en Segunda División. Dos buenas temporadas lo llevaron al Valladolid. Dos temporadas, máximo goleador de Segunda División y fichaje con el Getafe. Llegó su debut en Primera División con 29 años, a solo dos meses de cumplir treinta.

Enric Gallego

Ascenso meteórico, con treinta años todavía jugaba en Segunda Divsión B. El delantero ha ido quemando categorías a gran velocidad. El Getafe ha pagado 6 millones de euros por el catalán tras completar una buena media campaña con el Huesca.

Enric Gallego ha vivido gran parte de su carrera en el grupo III de la Segunda División B, aunque tampoco le fue fácil llegar hasta aquí. Pasó por varios clubes de la regional catalana como el Alzamora hasta llegar al Club Espotiu Premià de Tercera División, compaginando su carrera futbolística con la de camionero. Su buena temporada le llevó a, con 23 años, firmar por el Espanyol B. No cumplió un buen papel y se marchó al Cornellá de Tercera División, más adelante este se convertiría en uno de los clubes más importantes de su vida.

Tras pasar por el Badalona y el Olot sin dejar una muy buena imagen, regresó al Cornellá, ya en Segunda B. Con ellos estuvo desde los 28 hasta los 31 años. En su última temporada anotó 18 tantos en 19 partidos, antes de marcharse en el mercado invernal al Extremadura, club con el que subió a Segunda División. Con 32 años por fin llegaba al fútbol profesional. Solo media temporada después firmó por el Huesca y alcanzó el cielo.

Jorge Molina

Jorge Molina es ya uno de los grandes goleadores de nuestra Liga. El delantero alcoyano no consiguió debutar en Primera División hasta cumplir los 29 años. Lo hizo tras conseguir el ascenso con el Betis. Desde entonces tan solo ha bajado dos veces a la categoría de plata, en ambos casos consiguió el ascenso. La primera con los verdilancos, marcando 19 goles y la otra con el Getafe anotando 20. Ahora, uno de los delanteros más veteranos de nuestra liga ofrecerá sus goles en Europa League.

La carrera de Molina no fue meteórica. El futbolista creció en la cantera del Alcoyano, club con el que debutó en Tercera División. En 2002, con 20 años, fichó por el ahora desaparecido Benidorm de Segunda División B. Se marchó una temporada después al Gandía para regresar a Foietes tras dos temporadas con los valencianos. Disputó otras dos temporadas en el conjunto benidormí antes de fichar por el Poli Ejido. Su oportunidad en Segunda División. 

Tenía 25 años en aquella primera etapa en Segunda. Las cosas no fueron demasiado bien en El Ejido y cayeron a la categoría de bronce. Continuó en el equipo una temporada más y, al no conseguir el ascenso, volvió a la provincia de Alicante para firmar con el Elche. De nuevo Segunda División. Con los ilicitanos estuvo una temporada, en la que anotó 26 tantos, los mejores registros de su carrera. Se marchó al Betis y consiguió el ascenso con los verdiblancos. Tras 29 años de trabajo y goles, hacía su debut en Primera División.