VILLARREAL

El Villarreal se da un festival en su primer partido en Austria

Los de Calleja arrollaron por dos goles a seis al Augsburgo, en un encuentro donde los fichajes Alberto Moreno y Moi Gomez brillaron.

El Villarreal se da un festival en su primer partido en Austria
VILLARREAL CF

El Villarreal ha comenzado la gira en Austria como acabó la primera fase de la pretemporada: arrasando. Los de Calleja no dieron oportunidad alguna a un Augsburgo que recibió seis goles y que apenas pudo anotar un gol en cada mitad del encuentro, uno de ellos de penalti.

El equipo amarillo comenzó como un rodillo la primera media hora de encuentro. Al buen juego ofensivo comandado por un gran Santi Cazorla y la rápida circulación de balón, se le unían una soberbia concentración defensiva sumada a una constante presión al equipo bávaro que apenas podía conectar más de tres pases seguidos.

El conjunto castellonense encontró en la banda izquierda el carril idóneo para hacer daño a los alemanes. Con el control de Cazorla, la calidad de Moi Gómez y las incorporaciones de Alberto Moreno, los ataques por esa zona del campo eran imparables. Y precisamente por ese lado fue por donde llegaron los tres goles de la primera parte.

El primer tanto llegó en el minuto 11, tras un pase cruzado de Santi Cazorla hacia Raba que remató de cabeza y la cruzó al lado opuesto de la portería. El segundo apenas cinco minutos después, gracias a una incorporación de Iborra que cazó un buen centro, también desde la izquierda, de Moi Gómez. Y el tercer gol, en el minuto 23, esta vez tras una conexión entre el propio Moi Gómez y Raba, anotándose ambos su segunda asistencia y su segundo gol respectivamente.

Después de unos primeros minutos frenéticos, una vez marcado el tercer gol y dado que las piernas todavía no están al 100%, el equipo bajó el ritmo. Los de Calleja bajaron la línea de presión y eso permitió al Augsburgo gozar de sus primeras ocasiones. De hecho, en el primer disparo entre los tres palos llegó el gol de los rojos con un gran remate de volea del lateral izquierdo Philip Max, que puso el 1 a 3 con el que se llegó al descanso.

La segunda parte comenzó de la misma forma de la primera, con un Villarreal que, tras su paso por vestuarios, pudo descansar y volver a elevar las líneas de presión para recuperar la pelota lo antes posible y no dejar espacios al rival. No obstante, los germanos también reaccionaron y modificaron su plan defensivo con una intención clara: no dejar espacios a Santi Cazorla.

Este marcaje al asturiano provocó que los españoles buscaran un juego más directo y se aprovecharan de nuevo de las incorporaciones de Alberto Moreno. El lateral dejó constancia de su poderío ofensivo con grandes cabalgadas y generando muchas ocasiones de gol; de hecho, a punto estuvo Iborra de mandar a la red un remate tras un gran centro del sevillano. Pero fue él mismo quien se encargó de alargar distancias y en otra de sus carreras por la banda recibió solo y fusiló a Giefer para poner el 1-4.

En una tarde con tantos goles faltaba en tanto del delantero centro y este no tardó en llegar. Apenas dos minutos después de anotar el cuarto gol, Carlos Bacca puso el quinto tras rematar a bocajarro una buena jugada de corner. Una vez llegó la ‘manita’, Calleja introdujo todos los cambios retirando al colombiano y a Cazorla entre otros.

El partido fue decayendo en ritmo por el resultado y por el físico de ambos conjuntos, que todavía no están en forma óptima. Con el bajo ritmo comenzaron las distracciones y los alemanes lo pagaron con un gol en contra. El portero bávaro se relajó con el balón en los pies y el canterano Fer Niño le robó el esférico anotando a puerta vacía. Por otro lado, los amarillos ya en el minuto 87 concedieron un penalti que Maurice Malone convirtió.

Hubo minutos para prácticamente todos en la cómoda victoria del equipo, no obstante Trigueros, Rubén Peña, Víctor Ruiz, Toko Ekambi no jugaron por molestias. Sobre Víctor Ruiz todavía no está nada clara su continuidad, el caso de Toko Ekambi es más lógico: el futbolista se incorporó hace dos días al equipo y todavía no está para disputar un partido.