COPA LIBERTADORES

Nacional, en busca de recuperar el orgullo perdido

Uruguay, tercer país en número de títulos de Libertadores, lleva más de 30 años sin levantar el cetro continental. Nacional intentará revertir la situación.

0
Nacional, en busca de recuperar el orgullo perdido

Con apenas poco más de tres millones y medio de habitantes, Uruguay es uno de los país más prolíficos en el mundo del fútbol y sus trofeos lo atestiguan. Dos Oros Olímpicos, dos Mundiales, quince Copas América y ocho Copas Libertadores. Pero algo ocurre, el país oriental lleva más de treinta años sin levantar el título de la máxima competición de clubes del continente.

Fue el mismo Nacional, en 1988, el último en levantar la Copa Libertadores de la mano de Roberto Fleitas. El año anterior lo había logrado Peñarol, su máximo rival, con el 'Maestro' Tabárez a los mandos. En aquellos años, Uruguay vivía un período de recuperación democrática después de la dictadura de Bordaberry y el aperturismo del país se completaba con el buen hacer de sus equipos deportivos, incluyendo los dos títulos de Copa América del combinado nacional en 1983 y 1987.

Pero todo cambió, los problemas económicos en los que se vio sumido el país también tuvieron su repercusión en el césped. El título de la Selección en el 1995 fue un oasis en el desierto en el que se encontraba el fútbol uruguayo.

A partir de ese momento, los equipos uruguayos se convirtieron en meros espectadores de los títulos de sus países vecinos. Solo Danubio en 1989 llegó a las semifinales del torneo en lo que restó de Siglo XX.

La segunda década del Siglo XXI ha sido la recuperación del fútbol charrúa a raíz del Mundial de Sudáfrica. Uruguay volvió a ser campeón de América en 2011 y sus equipos han vuelto a altas cotas de la Libertadores. Nacional fue semifinalista en 2009, Peñarol perdió la gran final de 2011 con el Santos y un sorprendente Defensor Sporting llegó a la penúltima ronda en 2014.

Ahora Nacional tiene la oportunidad de confirmar la mejoría de un fútbol que busca recuperar la incidencia que tuvo en el nacimiento del mismo, el campeón del primer Mundial de Fútbol tiene a un equipo en los octavos de final. Su rival será Internacional de Porto Alegre, a priori uno de los equipos más completos de los que quedan. Pero el tricolor saltará al campo parafraseando el lema del país: "Libertadores o muerte".