Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina
Champions League
D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

Young Boys Young Boys YB

-

E. Roja E. Roja ESR

-

Copa Argentina
All Boys All Boys LLB

-

Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

PREMIER LEAGUE

El futuro más incierto para el Newcastle United

La derrota frente al Wolverhampton (0-2) en pretemporada y la complicada situación institucional hace que las dudas crezcan en Newcastle.

El estadio St James' Park antes del Newcastle-Liverpool de la pasada temporada.
LEE SMITH Action Images via Reuters

El Newcastle no está viviendo el verano esperado y su derrota 0-2 frente al Wolverhampton en su debut en el Premier League Asia Trophy sólo hace que las dudas crezcan de cara a una temporada que no llama a la calma en la ciudad de Newcastle Upon Tyne. Steve Bruce, que se estrenaba en el banquillo, vivió su primer golpe de realidad horas después de oficializarse su fichaje.

Su situación institucional es uno de los incendios más importantes que laten en el fútbol inglés desde hace muchos años. Mike Ashley, propietario del club desde el año 2007, ha sido declarado como 'enemigo público' por una gestión muy cuestionada que suma varias temporadas siendo un foco cada vez más preocupante. Pese a tener un contexto muy criticado, la situación deportiva del equipo no ha tenido consecuencias mayores, ya que desde su ascenso en 2017 ha conseguido mantenerse en la élite del fútbol británico. Un incendio que ha tenido menos consecuencias de las que la lógica hubiera pensado, pero que no evita pensar en un horizonte repleto de dudas y posible temor a una temporada en la que la permanencia será el principal objetivo del equipo.

Muchas preguntas hacia la directiva. La postura oficial parece clara: no desean invertir en fichajes. Una planificación que muchos no entienden en el lugar, pero que llegan a entender. El problema, o la duda consecuente se orienta hacia la siguiente pregunta: si no quieren invertir, ¿por qué no tantean la llegada de jugadores en calidad de cedidos? Dudas que guardan cierta opacidad, poca transparencia, y el malestar sigue aumentando.

La desilusión es real, incluso oficial. Los datos en términos de renovaciones de abonos es una clara muestra de ello, ya que han sido en torno a 12.000 aficionados que ya han decidido no renovar su pase de temporada como muestra de enfado hacia una directiva que gana enemigos a pasos agigantados año tras año. Este importante descenso de renovación de abonos, una importante muestra de ello.

Tras muchos años de críticas, protestas, manifestaciones y todo tipo de rumores sobre la estabilidad del club, parece que ha llegado el momento real del cambio. El proyecto de St. James' Park para la próxima temporada corre peligro deportivo por una serie de cambios deportivos que llaman poco al optimismo a falta de poco más de tres semanas para que dé inicio un nuevo curso deportivo en la Premier League. Y lo peor de todo: se acerca el cierre de mercado para reforzar la plantilla.

La tensión entre el propietario y Rafa Benítez fue creciendo con el paso de los años. Siendo uno de los técnicos más queridos y admirados por la afición, dirigiendo entre otros proyectos el del último ascenso, la relación entre directiva y el técnico español encontró en los últimos tiempos más problemas que virtudes, más decepciones que alegrías y su salida parecía cercana en materia de expectativas cada vez que se acercaba un mercado de fichajes. Pese a sus buenos resultados, el club no le brindaba los fichajes deseados, no invertía dinero para satisfacer las necesidades del staff técnico, generando un malestar en Benítez que ha tenido su punto final este verano: no será el entrenador la próxima temporada. Una oficialidad que, además, no ha estado exenta de polémica, ya que el propio Benítez ha confesado que se enteró de su adiós a través de un amigo que había leído el comunicado oficial del club y días antes de lo previsto. La primera pieza clave del proyecto estaba fuera de forma oficial.

El técnico español era uno de los pilares fundamentales a nivel deportivo, pero también dentro del vestuario. Una decisión, la de su adiós, que ya ha tenido consecuencias casi de forma automática. Jugadores habituales en el once del equipo como Ayoze Pérez (nuevo fichaje del Leicester) o Joselu (nuevo fichaje del Alavés) ya han dejado el equipo apenas semanas después. Futbolistas que llegaron al Noreste de Inglaterra siendo peticiones expresas de Benítez y que ahora, sin él, parece que no encontraban sentido alguno a su continuidad y ya tienen firmadas sus respectivas etapas en el Newcastle escritas en pasado.

Por el momento jugadores como Ritchie, Lascelles, Yedlin, Shelvey o Almirón siguen en el equipo, pero la sensación de crispación, incluso de preocupación, que engloba el proyecto no llama precisamente a la calma. El futuro del equipo no parece tener el mejor de los planes y los problemas no paran de sucederse.