Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

ATLÉTICO

Mono Burgos pule a Felipe y Lodi

Finalizó el Atlético su primera triple sesión de la segunda semana en Los Ángeles de San Rafael con poco más de una hora en el campo, mucho balón y el cierre habitual: clases particulares.

Mono Burgos con Lodi y Felipe en el entrenamiento del Atleti.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

Tiene algo Lodi cuando agarra un balón y centra desde la banda: todo el público asistente a los entrenamientos del Atlético de Madrid en Los Ángeles de San Rafael de pronto se calla. Algo puede pasar. Algo normalmente pasa. Tal es su facilidad para sacarse del pie centros medidos, exquisiteces, como la importancia de los extremos como él en el sistema de Simeone. Por eso pule y pule sus carencias defensivas, como si el diamante que es. La sesión, con un 'nuevo chico en la oficina, un nuevo fisio, Carlos García Valcárcel (ocupa el sitio de Clement, que se ha ido con Griezmann), terminó como gran parte de todas en el campo de entrenamiento por las tardes la semana pasada. Clases a Lodi. Ahora con un compañero de pupitre, Felipe Monteiro.

Y un profesor que es todo carisma: el Mono Burgos. Simeone, al lado, cincelaba, a Lodi le dejó una de esas frases para apuntarse cien veces en pizarra: "Lodi, no corrás con los brazos por bajo, eso ahora es siempre penalti". A la siguiente, por cierto, Lodi los levantó. Tanto él como Felipe fueron alumnos aplicados. 

Sin el capitán Koke (por la mañana ya fue ausencia con un entrenamiento individualizado de caracter preventivo) y con Oblak completando su segunda sesión con el grupo al completo (y dejando sus paradas imposible, sus manos milagro, cómo no, eso no descansa ni en verano), Llorente sólo completó una parte de la sesión (rondo condicionado y remates a portería en parejas, con Saúl. Costa, por cierto, sin rastro de dolor en la ingle. Había sido un gesto. Entrenó como siempre, con mucha fuerza. Joao un gol celebrado por la grada, sembrado de muchos gestos técnicos. 

La clase de Germán

FUTBOL 19/20Costa y Savic, en una acción del entrenamiento del Atlético.

Pero cuando Oblak, Joao o Saúl se dirigieron allá donde estaba Llorente, las colchonetas azules para estirar, German llamaba a varios canteranos (Camello, Roro, Sanabria...) y a dos futbolistas del primer equipo, Lodi y Felipe. Simeone también caminaba junto a ellos, bajo su gorra negra, y Nelson Vivas al lado. En el campo, ante la portería, había dispuestas cuatro pequeñas, ante las que se colocaron los dos futbolistas con su último profesor, el Mono. Les explicó qué se quería. Un ejercicio sería como si detrás hubiera un portero, que no había, otro como si no: ellos con su cuerpo debían cubrir el segundo palo. Achicar el espacio, que los delanteros amagaran el disparo, impedir el gol. "Que no pasen por acá, que no pasen". A la primera salía mal, pero bastaba una vez para que los dos cumplieran a la perfección el ejercicio. Se sabe porque recibieron la máxima nota. El grito del Cholo. "Así es, así es".