REAL MADRID

El Real Madrid pone a Raúl en la primera línea de sucesión

El 'siete' se ha convertido en una presencia transversal desde que volvió. Debutará con un Castilla potente en el que podría unir a Kubo y a Rodrygo.

Raúl, para el futuro. El siete cumple 42 años y lo hace estrenando carnet de entrenador (la licencia FIFAPro, la máxima que hay) y equipo, el Castilla. Primera etapa en el moldeado que está haciendo el Real Madrid del que se considera internamente el heredero futuro de Zidane en el banquillo. No se pretende empujar al francés hacia la puerta, sino que se trata de preparar una figura que pudiera saltar al ruedo en caso de emergencia, como le tocó hacer a Zizou cuando se despidió a Benítez mediada la temporada 2015-16.

El club ve en Raúl un candidato perfecto. Una leyenda con capacidad de poder aglutinar en torno a él a la masa social madridista en caso de emergencia. Algo que se le echó en falta a Solari, al que nunca se le despegó la etiqueta de interino. También puede cumplir una de las nuevas funcionalidades que se le exige a un entrenador del Real Madrid, ser portavoz semanal del club ante los medios. Un papel que, salvando las distancias, ya hacía cuando era capitán. Y el magnetismo de Raúl sigue intacto, como se vio el pasado fin de semana en el 'Corazón Classic Match' contra el Chelsea: fue el más ovacionado de todos los exjugadores, tanto en la presentación como cuando fue sustituido (metió dos goles).

El siete se ha ido convirtiendo en una presencia transversal desde que volvió a Chamartín. Acompañó al Juvenil A por Europa en la Youth League y antes de eso, en la pretemporada de Lopetegui, estuvo en Estados Unidos con el primer equipo. Ahora ya está al mando del vestuario más cercano al del primer equipo, literalmente. Lo va a hacer con un Castilla potente en el que podría unir al japonés Kubo y a Rodrygo en sus primeros meses en la capital. Por la estructura jerárquica de Valdebebas, el del Castilla es el más próximo al cuartel general de los mayores. El respeto entre Zidane y Raúl es máximo y la fluidez entre primer equipo y Castilla, por tanto, queda completamente garantizada. Una sintonía entre técnicos de la Casa Blanca que no siempre existió en el pasado.

Raúl ya está en la recámara para el primer equipo

El club no ha querido esperar para acelerar su crecimiento como técnico. Empezó el verano pasado en el Cadete B y "su presencia en la banda ponía más nerviosos a los padres que a los propios chicos", aseguran en Valdebebas. En este próximo Castilla sus pupilos, por edad, sí le pudieron ver jugar aún como madridista. Una ascendencia, a nivel castillista, como la que tenía Zidane cuando llegó al banquillo del Madrid. Poca experiencia, pero aura.

La entidad, además, le está allanando el camino todo lo que le puede. De hecho, que el filial blanco no subiera a Segunda en este pasado playoff se vio dentro del club, tirando de refranero, como un "no hay mal que por bien no venga". Raúl podrá debutar con menos presión en Segunda B. El destino final de Raúl es entrenar al Madrid y ya, desde la próxima temporada, estará en la recámara... Por lo pronto, ya está manos a la obra con la confección de la nueva plantilla, que incluirá cambios sustanciales en la misma. El filial blanco del siete empezará su andadura a partir del próximo martes 16 de julio.