Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Champions League

CONSADOLE SAPPORO 3 - SAGAN TOSU 1

El entrenador del Sagan Tosu se cree que Torres ya se ha retirado y no le pone ni un minuto

El Sagan Tosu perdió 3-1 en el campo del Consadole Sapporo y es el farolillo rojo de la liga japonesa. El Niño da mañana rueda de prensa en Tokio.

Mañana da la rueda de prensa en la que anunciará que cuelga las botas, pero hoy ha empezado a retirarse en el césped. Bueno, un ratito que le ha dejado el entrenador. Porque desde que salió Lluis Carreras del Sagan Tosu, el nuevo entrenador, el mismo que le salvó la temporada anterior después de sustituir al Italia, apenas cuenta con Fernando Torres.

Los partidos de la liga japonesa, específicamente los del Sagan Tosu, provocan el mismo sopor si los ves en horario japonés o en horario español. Uno se ha levantado varios días a las siete de la mañana los últimos meses para ver a Torres, Iniesta y Villa en acción y no se correspondía el esfuerzo madrugador con el espectáculo que dispensaban los equipos. Hoy el arriba firmante lo ha visto a hora japonesa (14:00 horas) y desde el mismo Japón el Consadole Sapporo-Sagan Tosu provocó el mismo sopor que cuando te levantas a las siete en España.

Bien es verdad que el viaje transcontinental y la ausencia en el césped de Torres (con cara seria en el banquillo), hacía el partido todavía más insoportable. El Sagan Tosu se fue al descanso perdiendo 2-0 y los dos goles se los hicieron en dos acciones a balón parado fatalmente defendidas.

Se esperaba la entrada de Torres en la reanudación, pero sus fieles que se despertaron en España para verle por DAZN (en Japón se ve por la misma plataforma, pero su versión japonesa) tuvieron que ponerse de mala leche viendo que pasaban los minutos y el míster no le ponía. En el minuto 66 las cámaras empezaron a enfocar a Fernando calentando con ese rictus que se te pone cuando calientas y no te sacan y te mueres por jugar, uno de los momentos en el que un ser humano se pone más tenso y enfadado. En esas estábamos cuando el 44 redujo distancias para el Sagan Tosu.

Después de haber vivido un buen rato de Lost in translation viniendo en el Narita Express desde el aeropuerto y después en metro hasta el hotel, según avanzaba el partido y no salía Torres pues uno se enfadaba, como los espectadores torristas madrugadores en España se enfadaban casi tanto como lo estaba el Niño calentado en la banda, y mucho más viendo al entrenador y su ayudante cuchicheando en la banda, pero no parecía una conversación como en las que Toni Grande le daba luz a Del Bosque o el Mono a Simeone, daba la impresión que Kim Myung-Hwi, que así se llama el entrenador que le hizo la cama a Carreras, no se había enterado muy bien que Torres, más allá del anuncio, aún le quedan unos pocos partidos para retirarse y que la intención del anuncio que mañana detallará en rueda de prensa. Cuando la cámara enfocó al banquillo en el minuto 79 y vimos a Torres sentado sin calentar y con las pecas mate por el mosqueo, dieron ganas de apagar el iPad.

Pero aguantamos. A ver si sacaba a El Niño. Que a Torres se le nota lo pronto que empezó en la élite es una evidencia, pero que le tengan de suplente en Japón ha sido la gota que ha colmado el vaso para cortarse la coleta. En esas, la gente de Sapporo marcó el 3-1. Pasó el minutos 88 (desde que se fue Lluis Carreras el fulano ha sacado a Torres entre el 87 y el 91) y esta vez no hizo el cambio. Y sacó el cuarto árbitro la tablilla con que prolongaba 4 minutos y Torres seguían en el banquillo. Pues nata, el Sagan Tosu es último. Perdió 3-1. Y Torres no jugó ni un minuto. Que te digo que el entrenador se hizo un lío con el vídeo del viernes anunciando una rueda de prensa para el domingo y se cree que ya ha colgado las botas. Veremos qué dice Fernando en la rueda de Prensa (al final del partido le volvieron a enfocar y tenía la seriedad de un padre, hasta que todos los rivales le fueron a saludar y cambió el enfado ese que nos da cuando pasan los minutos y no nos sacan y le brotó su sonrisa de Niño y sus pecas brillaron). No creo que raje del míster. Nunca lo ha hecho. Ni lo hará. Pero era para decirle cuatro cositas al menda…. Bueno, vamos a seguir en Lost in translation.