Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

ALMERÍA

Óscar Fernández es el nuevo entrenador del Almería

El técnico valenciano, el club almeriense y el Atlético de Madrid, con el que aún tenía contrato, han cerrado los flecos para ser el sustituto de Fran Fernández.

Óscar Fernández, nuevo entrenador del Almería
RAFA APARICIO DIARIO AS

El Almería ya tiene nuevo entrenador justo una semana después de acabar la liga y 26 días desde que Fran Fernández anunciase que no iba a renovar: se trata de Óscar Fernández, ya extécnico del Atlético de Madrid B, la primera opción en los despachos de la Vega de Acá. Las negociaciones se intensificaron la pasada semana y todo hacía indicar que su incorporación se oficializaría al principio de esta semana. Sin embargo, las tres partes han tardado más de lo que se esperaba en cerrar los últimos flecos.

Óscar Fernández firma por un año después de rescindir su relación contractual con la entidad que preside Enrique Cerezo, en la que ha estado cuatro cursos (tres con el filial y uno con el Juvenil A). El técnico nacido en Valencia en 1974, tenía una temporada más de contrato con el Atlético, pero éste no le ha impedido entrenar en la LFP. De hecho, el club almeriense agradece "públicamente la predisposición del Atlético de Madrid a negociar con el Almería la salida de Óscar Fernández", por el que también estaba interesado el Tenerife, plaza en la que puede recalar FF.

Para la entidad controlada por Alfonso García cumple con "el perfil de entrenador que se quería contratar: metódico, trabajador, con carácter, valiente, máxima ilusión, ambicioso y acostumbrado a manejar vestuarios de diferentes características". No en vano, una de las virtudes de Óscar Fernández es su poder de adaptación al plantel que tenga, sabiendo manejar diferentes registros.

En este sentido, el que ha sido uno de los técnicos más valorados de Segunda División B ha utilizado diferentes estilos en sus tres temporadas con el filial del Atlético. En su primer año fue muy dominador teniendo la posesión, siendo campeón del grupo VII de Tercera y ascendiendo tras imponerse en la primera eliminatoria al Gimnástica de Torrelavega. Una campaña después el equipo utilizó más el contragolpe y en la última ha destacado su juego de posesión.

Este profesor de Educación Física suele jugar con un 4-4-2 (con un punta alto y un segundo delantero), sobre todo, al ser segundo equipo. Darío hacía las labores de Diego Costa y Óscar Clemente, las de Griezmann, pero la pareja no dio los resultados esperados, pero el sanvicentero cayó lesionado y el tinerfeño bajó su rendimiento. Con las convocatorias Borja Garcés con el primer equipo y su lesión, acabaron jugando Mollejo y Camello, a quienes ha hecho futbolistas.

Más allá de nombres propios, Óscar Fernández es muy resultadista a la vez que valiente. Los que le conocen bien aseguran que una de sus palabras preferidas es 'competir' sabiendo adaptarse a los partidos, aunque tenga que cambiar su propia propuesta de juego. De ahí que sea de capital importancia su trabajo de 'scouting', analizando en demasía a los rivales.

El Cholo ha estado en permanente contacto con él, admirando su trabajo. El preparador argentino quería, por una parte, que diese el salto a la LFP (con el Valencia dirigió en octubre de 2007 un encuentro ante el Real Madrid de forma interina), pero, por otra, que continuase, ya que consideraba demasiada buena su labor con la cantera. No en vano, catorce de sus futbolistas han debutado con el primer equipo atlético.


Antes de recalar en el Atlético de Madrid estuvo cuatro temporadas en la Academia Aspire, siendo seleccionador catarí sub-16. También pasó por el Asteras Trípolis, Gandía (donde coincidió con Romera), y en la cantera del Valencia, donde logró proclamar al juvenil campeón nacional en 2007 y un año después subir al Valencia Mestalla a Segunda B.

Donde ha terminado de explotar ha sido en el Atlético de Madrid, con el que aparte de sacar a jugadores para el primer equipo, ha logrado un ascenso y dos títulos. En 2016 se proclamó campeón de Liga y Copa del Rey (tras remontar al Real Madrid en la final, perdiendo 3-1 al descanso), subiendo al filial a Segunda B un año después y jugando la promoción de ascenso esta temporada. En la promoción el cansancio de sus jugadores (muchos de ellos empezaron a entrenar a finales de junio las las órdenes de Simeone, con numerosas bajas por en el Mundial) hizo mella cayendo 2-1 en Miranda de Ebro tras igualar sin goles en la ida. Fue el mejor visitante del grupo I y el tercero de toda la Segunda B, tras el Recre y el Tenerife. El Almería confía que en el sudeste peninsular confirme su valía, mientras que los aficionados esperan que tire de algunos meritorios de la cantera colchonera.