LIVERPOOL

La ciudad de Liverpool vibró con los Reyes de Europa

El equipo inglés tuvo un multitudinario recibimiento tras lograr su sexta Copa de Europa. Decenas de miles de aficionados recibieron al vencedor de la Champions.

La ciudad de Liverpool vibró con los Reyes de Europa
PHIL NOBLE REUTERS

Con la gorra hacia atrás, un tercio de cerveza en la mano y sabiéndose la estrella del equipo, Jürgen Klopp disfrutaba como uno más junto a sus jugadores en el autobús que ayer recorrió las calles de Liverpool para celebrar la sexta Champions League del equipo inglés.

Decenas de miles de personas, una auténtica marea roja en la ciudad que vio nacer a los Beatles, recibieron a un conjunto que volvió del Wanda Metropolitano con la recompensa a una temporada brillante en la que sólo ha quedado la espina de la Premier, en la que tras sólo perder un partido, quedaron un punto por detrás del Manchester City de Guardiola. “¡Campiones, campiones! ¡Olé, olé, olé!”, entonaban los aficionados ingleses intentando celebrar el título también en español.

El partido del sábado no fue, ni mucho menos, el mejor que han disputado este curso, pero también es cierto que a ninguno de los que se reunieron para recibir a los 'reds' les importó lo más mínimo. “Cuando miras a los ojos a los aficionados te das cuenta de lo que de verdad significa lo que hemos conseguido, es una locura”, explicaba el técnico. Eso sí, contando solo a los que se visten de corto el jugador favorito de la afición es ahora mismo Virgil van Dijk, del que se vieron figuras de cartón y camisetas por todas partes y que además se dedicó a entrevistar a sus compañeros.

Por ejemplo a Joe Gómez, al que presentó como un Golden Boy y uno de los centrales de más futuro del panorama europeo, o Wijnaldum, que aseguró “no tener palabras” para definir lo que se sentía al ser campeón y elogió el hecho de que hasta la celebración se hubiesen desplazado “personas de todas las edades y procedencias”. “Menudo club…”, coincidieron los tres sobre el techo del autobús.

La llegada del zaguero holandés en enero de 2018 marcó un antes y un después para un club que sabía cómo atacar pero que adolecía de excesiva fragilidad atrás. Además de la incorporación de Alisson, que ha mejorado con creces lo que tenían con Karius, la personalidad del exjugador del Southampton ha servido para organizar la línea defensiva convirtiéndose en todo un capitán del vestuario a pesar de haber llegado hace relativamente poco.

Entre las anécdotas de la celebración se encuentra la de un Wijnaldum al que, mientras hacía un vídeo en directo en su cuenta de Instagram, se le cayó el móvil a la multitud. No sólo se lo devolvieron intacto sino que la transmisión continuó sin detenerse y el momento puede volver a verse en las redes sociales del jugador red. “¡Todavía funciona!”, exclamaba entre risas el futbolista, que es además uno de los más simpáticos de la plantilla.