VALENCIA

Valencia sale a la calle y grita: "¡Rodrigo, quédate!"

El club ha realizado la ofrenda a la Mare de Déu dels Desamparats, la visita a la Generalitat y por último, el Consistorio, donde se congregaron 10.000 aficionados.

Después de la fiesta de ayer en Mestalla, hoy han continuado las celebraciones. Después de la Basílica y la Generalitat, llegó el turno del Ayuntamiento, el último punto de los festejos, donde les esperaba el alcalde, Joan Ribó, en el salón de cristal. Afuera, les esperaban unos 10.000 aficionados.

Allí llegó el momento más esperado: la salida de los futbolistas al balcón del Consistorio para ver desde arriba, a los más de 10.000 aficionados que abarrotaban la plaza del Ayuntamiento. El himno de todo campeón que se precie, el ‘We are the Champions’ animó a los jugadores cuyos rostros ya reflejaban cansancio de más de 48 horas de celebraciones. Después, los cánticos de la afición: “¡Som del Valencia...!” y el ya clásico “¡Tocó en Hugo Duro...!” resonaron en la plaza del Ayuntamiento.

La plaza del Ayuntamiento.

Parejo tomó el micro… Y la gente apenas le dejó hablar: “¡Dani Parejo la, la, la…!”. “Daos las gracias por estar aquí. Esto va a ser inolvidable y el Valencia siempre lo vamos a llevar dentro. Según acababa Parejo, el himno regional. Todo sentimiento. Los futbolistas miraba atónitos desde arriba y grababan con el móvil: "¡Per a ofrenar, noves glóries a Espanya...!".

Paulista y Parejo volvieron a manejar la fiesta en el balcón del Ayuntamiento: “¡La, la, la… Oh Valencia!”. La afición respondió: “Gabriel Paulista la, la, la…”, que saludaba orgullosos en el campo. Jaume habló por petición popular: “Muchos de nuestros compañeros que no son de Valencia se han puesto esta camiseta y lo siente como nosotros”.

Paulista, Parejo, Guedes y Jaume, en el balcón.

Y llegó el momento de la noche, el de Rodrigo. “¡Rodrigo, quédate; Rodrigo, quédate…!”, en alusión a una posible venta del hispano-brasileño este verano. El aludido reía y saludaba y después tomó el micro: “Gracias por el apoyo. He tenido aquí momentos buenos y no tan buenos. Y terminar la temporada del Centenario con un título es un orgullo para mí”.

Y por supuesto, el capitán de la nave, Marcelino, también aclamado: “Desde el primer día que llegué me habéis tratado muy bien. Es extraordinario estar aquí. Es muy difícil ser campeón de Copa, ganando al Barça. Lo logramos entre todos: afición que nos ha ayudado mucho y también a todos estos jugadores, también a los que menos participaron”. Y pidió un último aplauso para la plantilla: “¡Campeones, campeones oe oe oe…!”.

Marcelino y Parejo.

Ribó: "Os pido que no hace falta que le pongáis tanta emoción"

Antes de la última fiesta con la afición, primero realizaron los parlamentos institucionales. El alcalde, Joan Ribó, comentó que “el sábado por la mañana muchos aficionados me pidieron que volviéramos a Valencia con la Copa”. “Ya que estáis aquí, os pido que no les pongáis tanta emoción. Entre la remontada contra el Getafe, contra el Betis y la final ya no nos quedaron fuerzas ni para la emoción de la noche electoral de ayer”, añadió.

Ribó, Parejo y la Copa.

Allí también habló la vicepresidente del Consell, Mónica Oltra:¡Cómo sufrimos el sábado! Pero cómo saltamos, cómo lo disfrutamos. habéis sido muy obedientes: el día del Centenario os pedimos el pase a la Champions y la Copa. Gracias a los jugadores: a Jaume, que pareció Spiderman, a Gameiro y Rodrigo por los goles. Tumbamos al todopoderoso Barça. Como dice la canción de Tardor: ‘En Mestalla hemos visto cabalgar a los más grandes y se dejan la piel en el campo”.

La plantilla, con la Copa.

Murthy: No pararemos hasta instalarnos entre los mejores de Europa"

Tras la Basílica, los jugadores se han desplazado a la Generalitat Valenciana, caminando, para ofrecer el título a la institución autonómica. Allí les esperaban el presidente, Ximo Puig, y la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra.

La plantilla, en la Basílica.

El presidente del Valencia, Anil Murthy, realizó un pequeño discurso que no fue vacío: "No vamos a parar para seguir mejorando y creciendo hasta asentarnos entre los mejores de Europa". Además dio las gracias "a Peter Lim por su paciencia y sentimiento". "Felicitar a jugadores y cuerpo técnico. El equipo ha demostrado su madurez para cambiar la racha. También a Mateo, es un gran profesional. Ya me habían dicho lo que pasaría si ganábamos la Copa", terminó. Por su parte, Ximo Puig comentó que "como dijo Kempes, 'la gloria siempre se hace en equipo'. Pasearéis el nombre de la Comunidad por Europa. Es un orgullo de que representéis el orgullo de todo un pueblo". A continuación, la plantilla ofreció la Copa a los que allí se congregaron. Habló Gayà: "Esta Copa es de vosotros. Estamos muy orgullos de poder celebrarlo. ¡Amunt Valéncia!".

Gayà y Jaume ofrecieron la Copa a la Vírgen

Antes, los campeones de la Copa del Rey han estado a la Basílica de Valencia, donde realizaron la ofrenda a la Vírgen de los Desamparados. Allí, ya les acompañaron gran cantidad de aficionados que entonaron el cántico oficial de las celebraciones: "¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!". Muy pocos entraron dentro, la mayoría se quedaron en la palza. Desde el bus al interior de la Basílica, la Copa la portaron dos de los capitanes: Parejo y Jaume, uno de cada asa. No obstante, fueron dos valencianos, Gayà y el propio Jaume los que la ofrecieron a la Vírgen. "Es un momento único y una sensación indescriptible", comentó Gayà.

Parejo y Jaume, en la Basílica.

Los futbolistas fueron ataviados con el uniforme oficial del equipo y una bufanda del Valencia en el cuello. Además de la primera plantilla y el cuerpo técnico les acompañaron el presidente, Anil Murthy, y el director general, Mateu Alemany.