Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

GIRONA

Eusebio llegó a salvarse dos veces de la destitución este curso

EUSEBIO SACRISTAN

Eddy Kelele

DIARIO AS

El club aceptó el pasado lunes su dimisión y no será el técnico la próxima campaña. No ha logrado el objetivo de la permanencia.

El Girona ha tenido excesiva paciencia con Eusebio Sacristán esta temporada. A inicios de curso se confió en él para liderar el proyecto rojiblanco y recoger el testigo de Pablo Machín, pero no ha logrado el objetivo. La confianza que siempre se le ha mostrado al técnico desde la directiva ha sido total e incluso se creyó que podía enderezar el rumbo en los momentos más complicados del curso. Pese a que en más de una ocasión estuvo en el alambre, nunca acabó de ser destituido. Eusebio vivió dos momentos realmente delicados en los que más de un directivo apostó por su cese. El primero fue tras caer ante el Huesca en Montilivi en la jornada 23 (0-2). Los oscenses llegaban como colistas al feudo rojiblanco y lograron tres puntos que colocaron al borde del abismo al Girona. Ta fue así que con aquella derrota fue la cuarta seguida y la décima jornada consecutiva sin ganar. Ello hizo saltar la primera alarma, pero se apostó por mantenerle en el cargo y esperar. Fue un acierto, a medias, porque en la jornada siguiente el equipo gerundense logró vencer en el Santiago Bernabéu sellando una remontada histórica (1-2).

Ese triunfo les dio impulso y lograron estar tres jornadas sin perder (dos victorias y un empate), pero después de ello llegó la gran depresión. Solo la victoria ante el Leganés dio algo de oxígeno a un equipo que perdió la vida en un final de temporada en el que ha sido imposible enderezar el rumbo. Y fue entonces cuando se llegó a la segunda ocasión en la que se pudo sobre la mesa la posible destitución de Eusebio. Fue tras la derrota contra el Valladolid a domicilio (1-0). Era la sexta derrota seguida, se había caído en puestos de descenso, y solo quedaban cuatro partidos para el final de Liga. Ahí hubo más voces que apostaban por cesar a Eusebio, pero volvió a ganar la corriente favorable al técnico. Se le mantuvo y el desenlace ya es conocido: descenso a Segunda. Es cierto que se ganó al Sevilla en la jornada 35, pero fue un espejismo. Tres derrotas en las tres últimas jornadas dejaron en bandeja la permanencia a sus máximos rivales.

Bono, el portero de la Liga que más paró

Yassine Bounou pudo marcharse el pasado verano del Girona y optó por seguir ligado al proyecto rojiblanco para crecer como portero y tratar de afianzarse en Primera. Eusebio Sacristán le dio confianza y solo las lesiones le restaron minutos. Ahora, con el descenso de categoría, está en el escaparate. Tiene contrato con el Girona hasta 2021, pero ofertas no le van a faltar. Bono tiene cartel en Primera y, además, destaca. Tal es así, que es el portero con más paradas ha hecho en LaLiga esta campaña. Alcanzó las 125 intervenciones y ha superado a metas como Sergio Asenjo, del Villarreal (122), y Diego López, del Espanyol (121). El portero marroquí del Girona ha dejado su meta a cero en nueve encuentros, contabilizando el que se marchó lesionado del duelo de Liga que se jugó en Montilivi contra el Atlético (abandonó el terreno de juego con 1-0 y se acabó 1-1). El Girona esta campaña ha recibido 53 tantos y 43 han llegado con Bono en la portería. Esta temporada ha disputado dos partidos más que la anterior (30) y ha dejado el mismo número de veces la meta a cero (nueve). Sin duda, Bono será uno de los jugadores con ofertas en el Girona.