ATLÉTICO

Costa, 45 días más tarde

Costa, en la llegada del Atlético a Jerusalén, donde volverá a jugar.

CHEMA DIAZ

DIARIO AS

Es el tiempo que ha pasado desde su expulsión en el Camp Nou y su castigo de ocho partidos. Le quedan dos. Pero en Jerusalén puede jugar porque es amistoso.

Costa no se despedirá de la temporada 2018-19 sin volver a jugar con el Atlético de Madrid. Se lo permite el amistoso que el club rojiblanco jugará en Israel esta tarde ante el Beitar. Costa jugará, de inicio o luego, pero jugará. No lo hace desde el Camp Nou. 45 días y una asevera multa por la expulsión contra la que el jugador se rebeló y se negó a entrenar han pasado. Costa es uno más en los entrenamiento del Atlético en el Cerro. Trabaja, pelea y casi siempre es el gran espectáculo. Por cómo lucha los balones, por sus piques, por su expresividad. Es uno más ahí pero no lo fines de semana que han pasado desde el Barça-Atlético del Camp Nou. Los ve pero no los vive, no los puede jugar. Terminada la temporada aún le faltaría otro partido de sanción por cumplir la próxima, en la primera jornada. Eso y hoy, en su caso una liberación: Costa podrá despedir la temporada jugando unos minutos. 

Serán los últimos con Griezmann. Porque sí o sí el francés se va, ya lo dijo, y se romperá esa pareja, La bella y la bestia, que la temporada pasada desde enero tanto apuntó. Uno de los factores que incidieron para que Griezmann decidiera quedarse en el Atlético fue precisamente él. La llegada del hispano-brasileño le liberaba y los goles empezaron a brotar de su bota tras un comienzo de temporada gris tirando al negro hasta lograr estar en sus números. Pero la marcha de Antoine parece asegurar que Costa pueda quedarse, algo que hace unos meses no parecía tan claro en el Atlético. Ahí estaba la oferta de China. Había llegado Morata. Eran muchos y a quien menos le habían salido las cosas en la temporada era a Costa, a años luz de sí mismo. 

Lesiones, dolores, esperanzas en Costa...

Su rendimiento entre lesiones musculares, la operación por un tornillo en el pie de hace diez años que había comenzado a molestar y la sanción del Camp Nou por insultar a Gil Manzano, árbitro de aquel partido, no ha sido el esperado. Costa ha sido el jugador número 15 de campo de Simeone, con apenas 1.530 minutos en toda la temporada y todas las competiciones. 21 partidos. Cinco goles (y tres asistencias). Cinco goles solo ese jugador que es un animal e hizo 36 goles el año de LaLiga. Pero desde que volvió no ha tenido eso que entonces tenía, ninguno de los dos años: una pretemporada completa en San Rafael. Éste sí lo tendrá. Simeone sabe. Que cuando Costa está todo cambia. Por eso si le dieran a elegir entre Morata y él le elegiría siempre, y eso que el rendimiento de Morata en el Atlético ha sido sobresaliente estos meses. Fue decisorio en la Supercopa de Europa, uno de los pocos partidos de la temporada que jugó sin dolores. Griezmann esta temporada nunca terminó de asomar en esos partidos grandes.