LAS PALMAS

De la Bella: "No me arrepentí de venir. Aquí lo tengo todo para dar mi mejor versión"

Comparece un tipo de modales exquisitos y que sazona cada respuesta, lo mismo da que la conversación derive en el fútbol, la familia o los hábitos saludables.

De la Bella: "No me arrepentí de venir. Aquí lo tengo todo para dar mi mejor versión"
Carlos Diaz-Recio DIARIO AS

¿Se le está haciendo largo este final de curso? No lucharán por subir, pero tampoco terminan de sellar la permanencia...

"La Segunda División es más larga de lo normal, pero es verdad que el no poder optar al objetivo que teníamos al principio de temporada hace que estas últimas semanas sean difíciles de llevar. Se hacen más pesadas, pero aún así tenemos que rematar la permanencia. Parece que está cerrada pero, por si acaso, el equipo tiene que seguir dando la cara e intentando conseguir el mayor número de puntos posibles en los partidos que quedan".

¿Tiene sensaciones contrapuestas? Es indiscutible en el equipo, pero la clasificación no ayuda a nadie.

"Es un año decepcionante. No te puedes poner a valorar si a nivel individual has estado bien o mal. Veníamos todos con un objetivo que no hemos cumplido. Tuvimos tres entrenadores, algo muy complicado. No hemos mantenido una regularidad. Pero sí es verdad que en estas últimas semanas, con Pepe Mel, me he asentado más en el equipo y he tenido mejores sensaciones. Para mí también es importante terminar de la mejor manera posible".

Habla del problema de los tres entrenadores y de la falta de regularidad. ¿Qué otras causas da el vestuario para esta mala temporada?

"No hemos tenido esa regularidad que el equipo necesitaba. Pueden venir tres entrenadores con diferentes planteamientos, pero la plantilla es la que es y hemos sido los mismos jugadores con los tres. Tenemos gran parte de responsabilidad en lo que ha pasado. Es verdad que con uno juegas más directo y con otros intentas salir más con el balón controlado; son ideas diferentes. Pero aquí muchos jugadores que conocen esta categoría, y saben que es muy física y que debes conceder pocos goles. Esa ha sido una de las causas: el equipo ha encajado muchos goles, sobre todo fuera de casa".

Cita usted el componente físico de esta categoría. Pepe Mel destaca lo necesario que resulta ser vertical. En este sentido, a usted que venía de Primera, ¿le ha sorprendido la Segunda División?

"Ya había jugado antes en esta categoría, pero es verdad que es un fútbol más complicado, los equipos se encierran más. Igual hay un poco menos de calidad técnica que en Primera División, pero los grupos capaces de defender juntos, juntarse como bloque, conceder pocas ocasiones y aprovechar las que tienen son los que están en la zona alta de la clasificación. En muchas fases del campeonato no hemos conseguido eso. Entonces, era complicado equipararse a equipos como Osasuna, Granada o Albacete, que han mantenido una regularidad en todo el año".

Estuvo tiempo sin jugar y la clasificación nunca ayudó. ¿Se llegó a arrepentir de haber firmado con Las Palmas?

"Nunca (rotundo). El trato ha sido muy bueno siempre, y esto es deporte. Las cosas se pueden dar bien o mal, pero no se pueden controlar. He estado muy a gusto, muy identificado y comprometido. ¿Que el rendimiento no ha sido el esperado a nivel grupal e individual? Puede ser, pero siempre trabajas para acercarte a la versión que quieres mostrar a la afición. Luego, está la familia. A ese nivel estamos muy bien en la Isla. Tanto los niños como mi mujer se han sentido muy bien. Teniendo el lado personal bien cubierto... He tenido todas las facilidades para, a nivel deportivo, estar al máximo rendimiento".

Da la sensación de que se valora poco la importancia de la familia en una profesión tan nómada como la de futbolista profesional.

"Es que es muy importante. Somos personas. Venimos a entrenar pero luego tenemos muchas horas en las que ese tiempo lo tienes que ocupar de alguna manera. Si tienes a tu familia cerca, una vida buena a nivel de alimentación y descanso, estable, es más fácil acercarte a tu mejor versión. Los compañeros que no han tenido a la familia cerca o han echado de menos a conocidos, ese aspecto no lo tienen cubierto, y por ahí les ha sido más difícil adaptarse a la isla".

Tiene usted 33 años y un físico impoluto. ¿Qué importancia le da a esos hábitos saludables que cita cuando uno llega a una cierta edad?

"Mucho. Siempre me he intentado cuidar, pero con el paso de los años me he dado cuenta de que es fundamenta tener ese buen descanso, la alimentación... Tengo un entrenador personal que me manda a diario una planificación según los entrenamientos que vamos teniendo. Creo que todas las cosas que podamos hacer para acercarnos a la mejor versión de nosotros mismos el míster lo agradece y el grupo, también. En definitiva: la Unión Deportiva se beneficia. Es fundamental cuidarse. A nivel mental tienes que estar al 100%. No concibo esta profesión de otra manera".

El pasado verano firmó por dos años con opción a un tercero. ¿Seguirá en Las Palmas cuando empieza la pretemporada?

"Sí, estoy convencido. Se está trabajando bien. No sé si seguirá Pepe Mel o no, pero voto que sí. Le ha dado un poco de estabilidad al equipo. Creo que la idea de juego que propone es atractiva también para el aficionado. Seguro que va a haber cambios pero el año que viene, entre todos los que sigamos y lo que vengan, tenemos que conseguir que el equipo esté arriba y sea más regular de lo que ha sido este curso".

En el vestuario de la Unión Deportiva hay quien le define como “un cacho de pan”. ¿Que le recuerden así es lo mejor que uno se puede llevar a casa cuando acabe su carrera?

"Seguramente, es lo que más me importa. Al final, convives a diario con todos los compañeros. Pasas cada año por diferentes vestuarios, pero las relaciones personales, el trato, el mirar por el compañero, es fundamental en un deporte de equipo. Que me recuerden como una persona que siempre estuvo ahí cuando alguien tuvo algún problema, o para animar en momentos difíciles porque todos los jugadores tenemos momentos complicados... Que me recuerden como una persona que siempre lo dio todo y que ayudó y siempre miró por el bien del equipo, con eso me quedaría más que satisfecho".

Qué partido tan peligroso el que les espera este domingo.

"Tenemos el antecedente de que el Rayo Majadahonda nos ganó aquí en Copa. Está abajo por circunstancias, pero juega un fútbol atractivo, valiente. Viene a jugársela con 41 puntos. Tenemos que sellar la permanencia, y creo que con la victoria la daríamos por finiquitada. Parece una tontería, pero cuando luchas por un objetivo alto y no lo consigues, parece que bajar está muy lejos".

Mentalmente, es más duro.

"Eso es. No estás preparado. Se va acercando, y si no eres capaz de reaccionar te puedes meter en problemas".