Competición
  • Champions League
Champions League
Cluj Cluj CFR

-

Slavia P. Slavia P. SLP

-

LASK LASK ASK

-

Brujas Brujas BRU

-

APOEL APOEL APO

-

Ajax Ajax AA

-

ESPANYOL

El Espanyol del hambre

El Espanyol del hambre

RODOLFO MOLINA

DIARIO AS

Nadie ha creído más en el Espanyol que el propio Espanyol, esto es, Rubi y los jugadores, que han ganado el pulso al escepticismo y a un sinfín de adversidades.

Nadie ha creído más en el Espanyol que el propio Espanyol. Es decir, que Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, el cuerpo técnico y sus jugadores. Su defensa férrea y unánime de una propuesta de juego, incluso cuando el equipo venía de sumar tres puntos en diez jornadas, ha vencido finalmente al escepticismo. A los detractores. A las adversidades, que han sido muchas. Y, pase lo que pase en la pugna final por Europa, esta temporada ya ha ganado el Espanyol del hambre.

No se ha cansado Rubi de repetir que no miraban hacia abajo cuando la clasificación indicaba lo contrario y, en las últimas semanas, de desmentir que las opciones europeas se hubieran agotado. Y eso que podría ser el primer pesimista, solo en este tramo final por el cúmulo de lesiones, algunas graves como las de David López y Pablo Piatti, otras simplemente inoportunas como las que han sufrido en las últimas semanas Naldo Gomes, Roberto Rosales, Óscar Duarte o Facundo Ferreyra. Hasta 32 alineaciones distintas en 36 jornadas se ha visto obligado a disponer el técnico, aupado eso sí por una plantilla comprometida, desde los más jóvenes tratando de derribar la puerta a los más veteranos ofreciendo su mejor versión. Hambre.

Esa ilusión por luchar hasta el final la anticipó hace ahora un año David Gallego con su esprint final en el primer equipo, con una plantilla probablemente superior pero también más quemada. En las antípodas se encuentra aquella etapa de Javier Aguirre, quien tras salvar al equipo en abril de 2013 y a falta aún de seis jornadas, soltó aquello de "preguntaré a los jugadores si quieren ir a Europa".

Y en juego están la séptima plaza, los 50 o más puntos, e incluso los ingresos por ir a Europa. Pero, sobre todo, las ganas de vencer. El hambre.